Viernes  Contemporáneo
Por Armando Ortiz
04 de diciembre de 2015

Aquellos trabajadores en edad jubilatoria que buscaron se les pensionara hasta con dos plazas, o que en complicidad con las autoridades del Instituto de Pensiones del Estado consiguieron pensiones muy altas, nunca pensaron que el destino los iba a alcanzar. Les pareció que su caso era único y que después de más de 30 o 40 años de trabajo merecían esas pensiones de 60 mil, 70 mil, 80 mil o más. Pero ahora se dan cuenta que fue su egoísmo y la corrupción que cunde en el IPE lo que tiene peligrando mes con mes el pago de su pensión jubilatoria.

Es grave, pero no tanto como el caso de los jubilados que sólo obtuvieron pensiones mínimas, y que literalmente van al día. Muchos de ellos requieren el pago de esa pensión para sobrevivir, para comprar la medicina que requieren. De modo que si un mes les falta esa pensión se ven en verdaderos problemas.

El problema de los jubilados no se resuelve primero, porque no hay dinero, porque el Instituto de Pensiones del Estado dejó que el gobierno del Veracruz metiera las manos a sus arcas, en su administración. Se acuerda usted de que en el sexenio de Fidel Herrera, éste permitió que muchos magistrados se jubilaran cobrando pensiones de hasta 100 mil pesos. Nada queda de aquel IPE que tenía varios hoteles y salas de cine que generaban ingresos para los pensionados. Todo vendieron y el dinero pasó a manos ajenas, a funcionarios corruptos y a los gobernadores en turno

En segundo lugar el problema de pensionados no se resuelve porque a la cabeza del IPE está un descerebrado como Armando Adriano Fabre, que en lugar de arreglar los problemas de su Instituto anda ladrando en casas ajenas, diciendo mentiras y tratando de quedar bien con su amo. Es por ello que se prestó para irse en contra de la Universidad Veracruzana para reprocharle pagos que el mismo gobierno debería estar haciendo

Pues por la falta de solución, el día jueves el Copipev reunió en la Plaza Lerdo a cientos de pensionados para exigir el pago de sus pensiones. Ellos argumentan que es un pago merecido, pues muchos estuvieron laborando y aportando sus cuotas al IPE por más de 30 o 40 años; eso suena justo. El secretario general de la Coalición de Pensionistas Independientes del Estado de Veracruz (Copipev) Asociación Civil, Gerónimo Reyes Hernández, dijo al respecto: «Ya cotizamos. Ya pagamos por muchos años lo que nos correspondía y es mentira que haya un subsidio de Gobierno, si por años se generó mucho dinero para el pago de pensiones». Ante la poca respuesta a sus peticiones, Gerónimo Reyes anticipa: «Es triste ver a una autoridad insensible que no pretende cambiar con este tema del dinero. De aquí al final de la gestión de Javier Duarte vamos a ver que se intensificarán los problemas».

Ellos pensaron que el destino no los iba a alcanzar, pero los alcanzó. El problema de los pensionados del IPE no tiene solución, al menos no en este sexenio, de modo que mes con mes los pensionados seguirán exigiendo el pago puntual de sus pensiones; y lo exigen porque lo necesitan.

Pero si un día deciden solucionar el problema se tendrán que sentar todos los actores que participan y juntos buscar una solución. Los que reciben pensiones exorbitantes tendrán que pensar en los demás y ceder parte de la onerosa pensión que reciben; el gobierno tendrá que buscar la manera de poner candados para que no llegue cualquier Fidel Herrera que haga del IPE su caja chica; al IPE tendrá que llegar un verdadero administrador y no sólo un perro guardián que sólo mueve la cola cuando su amo se lo pide.

Postdata 1: ¿Qué discurso pega más: Todos contra Miyuli o Miyuli contra los saqueadores del sexenio?

Más que una obsesión, es el miedo lo que mueve a los funcionarios del gobierno de Javier Duarte, particularmente al dirigente del PRI estatal, Alberto Silva Ramos, a irse con todo en contra de Miguel Ángel Yunes Linares. Ya andan circulando correos electrónicos y videos en donde se habla de las perversidades del de Soledad de Doblado a quienes algunos llaman “el perro” y otros “el demonio azul”; por cierto, los que tengan algo contra Miyuli se entiende que lo llamen así, pero los comunicadores que se refieren a él en términos peyorativos, sólo para quedar bien con papá gobierno, pues que lamentable. Por su parte, Miguel Ángel Yunes Linares no le baja a su discurso y sigue pidiendo cárcel para los que saquearon Veracruz; cárcel para los que ocasionaron la desgracia financiera que vivimos. Los ciudadanos escuchan los dos discursos, salen a la calle, al centro de la ciudad y la realidad da constancia sólo de uno.

Contacto:

 

aortiz52@nullhotmail.com