A su manera, en el Partido Acción Nacional también se vive una batalla por la candidatura a gobernador de Veracruz, en la disputa Miguel Ángel Yunes y Juan Bueno Torio se mueven en el territorio estatal y en la cúpula partidista, donde finalmente podría recaer la decisión de quién sería el candidato de ese partido o de una eventual la coalición con el PRD, en esta que parece la más cercana oportunidad de que un panista arrebate el poder político al PRI.

Sin embargo, no hay lejanía en la repetición de patrones de conducta similares a los que se presentan en el partido oficial, por lo que el método de selección será un factor determinante en las posibilidades de triunfo del elegido: Una elección entre los afiliados podría abrir la puerta de la confrontación interna que mermaría las condiciones de triunfo, mientras que una designación a nivel nacional que no se acompañe de la más amplía inclusión de los equipos locales puede fracturar al panismo en la búsqueda del gobierno de Veracruz. En la designación sin inclusión, se corre el riesgo de que los excluidos pasen a formar parte de la oposición o simplemente permanezcan como espectadores de la contienda.