Inquietud magisterial
Por Luis Ortiz R.
10 de diciembre de 2015

Jamás en su aterciopelada y suave vida, el secretario de educación pública se imaginó la férrea respuesta de la CNTE, ante las medidas arbitrarias y militarizadas que se están utilizando para la aplicación de un examen de competencias que determinara si los maestros resultan idóneos para seguir en su función docente.

Nuño Mayer y su “amigo del alma”, Enrique Peña Nieto, cometieron un grave error al subestimar la resistencia magisterial, estos amigos, olvidaron que los maestros de Chiapas llevan sangre lacandona llena de históricas luchas por la defensa de sus derechos, Chiapas es un estado que alcanzó su esplendor hace 1500 años, época en la que edificaron templos, monumentos, calcularon el tiempo y desarrollaron una escritura jeroglífica, entre otras manifestaciones culturales, pero también ha heredado un espíritu de lucha entre sus maestros.

Sin embargo la inconformidad silenciosa contra la Reforma Educativa no sólo es privativa en el estado de Chiapas. También en Oaxaca, Guerrero y Michoacán, los maestros han tenido que lidiar contra la brutal embestida del gobierno federal para la aplicación de la evaluación educativa más cara de la historia, tan sólo en estos tres estados los gastos superan los 200 millones, y lo peor de todo, la imagen que el gobierno federal manda al mundo es de represión total contra los maestros, las tanquetas de chorro de agua, que los mexicanos sólo veíamos por la televisión en Centroamérica, hoy se han estrenado contra el magisterio disidente en Chiapas.

En las escuelas los maestros que presentaron el examen de evaluación, que dicho sea de paso es un examen de resistencia, denuncian las condiciones en la que presentaron el examen, la dignidad de miles de maestros fue pisoteada por las mismas autoridades, la comida de pésima calidad, restricciones para poder pasar sus propias botellas de agua y sobre todo el sentirse vigilado por gente del mismo sindicato que algún día prometió defender los derechos laborales del magisterio.

Queda claro que fue un error dirigir el mayor despliegue de la fuerza pública en la cuna del indigenismo mexicano más pobre pero más aguerrido de todo el país.

No obstante el descontento silencioso se ha ido expandiendo como reguero de pólvora en los demás estados. En Veracruz donde las autoridades utilizaron porros para golpear salvajemente a maestros y maestras ha quedo un dejo de descontento entre la mayoría de los maestros y la sociedad veracruzana. En Sonora y Nuevo León, donde los líderes del SNTE presumían un control férreo del magisterio también hubo inconformidades. Lo que es un hecho es que el gobierno de Peña Nieto está quedando mal parado, la reforma Educativa, finalmente está topando con pared, nunca se imaginaron que los estados con el más alto índice de pobreza serían los que pusieran en jaque al gobierno federal.

El magisterio en todo el país se mantiene en un silencio expectante, espera un paso en falso por parte del gobierno federal para volver a salir a las calles, total, ya no hay nada que perder. Tarde o temprano el huevo de la serpiente terminara por romper el cascaron, el descontento e inconformidad entre las filas del magisterio nacional es algo que se debe de tomar muy en serio.