Mientras Javier Duarte de Ochoa, gobernador del estado se concentra en convencer con abultados  argumentos a los líderes del PRD y del PAN que decidirán si vive o muere la coalición PAN-PRD, por dos días consecutivos miles de trabajadores activos y jubilados han tomado las calles y oficinas públicas para exigir el pago de sus salarios, aguinaldos, o pensiones.

Queda claro que hasta el dinero de las prestaciones laborales ha sido utilizado para fines distintos a los que establece la ley, y que el gobierno de Veracruz es indiferente a la movilización popular y a las condiciones económicas de quienes están solamente reclamando lo que les pertenece.