El Congreso local aprobó unánimemente la Ley de Ingresos que operará en 2016 con una serie de anomalías sin que las hayan observado los legisladores de la llamada oposición. Porque aprobar un ingreso como el de las fotomultas cuya aplicación no requerirá comprobación no se corresponde con la Ley de Transparencia. Aprobar una partida de 182 millones de pesos para obras ya concluidas, algunas de ellas ya observadas en auditorías practicadas exhibe a los diputados como poco escrupulosos en su desempeño. Autorizar que el gobernador pueda concertar un crédito por casi 5 mil millones de pesos sólo porque así lo exige la homologación con la Ley Federal, expresa inconsistencias de técnica legislativa. Obviamente, también refleja sumisión a las instrucciones que se reciben desde otro Poder. Aunque usted no lo crea.