Cuando una sociedad integra un gobierno el propósito de este acto fundamental es el de erigir una entidad capacitada para resolver los problemas de todos, de la colectividad, esos que un individuo por separado no puede enfrentar por sí mismo, para eso crea al estado y forma gobierno. Pero las circunstancias por las que atraviesa el actual gobierno de Veracruz le impiden atender su responsabilidad para con la población pues atiende asuntos de supervivencia: pagar a sus empleados y lo que quede destinarlo a pagar lo que pueda a sus cientos de acreedores. Obviamente, los tiempos lo obligan a atender asuntos de la sucesión de gobierno porque conviene que quien venga no esculque mucho ni a fondo no vaya a encontrar los pecadillos que se adivinan.