Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez

 

Toni Morrison

 

Con algunas interrupciones por motivos de las dos guerras mundiales, el Premio Nobel de Literatura se otorga desde 1901. En el año 1993, el Nobel fue otorgado a la escritora estadounidense Toni Morrison (1931- ), la cual fue la octava mujer en recibirlo y la primera mujer de color negro. Puntualizar que sea la primera mujer negra en recibir el Premio, podría escucharse ofensivo, inapropiado e innecesario, sin embargo, si se puntualiza es porque la obra de Toni Morrison, está dedicada a defender los derechos de su raza que por siglos había sido esclavizada, humillada y explotada.

Lo anteriormente señalado se corrobora al momento de leer parte de la obra de Toni Morrison. Su primera novela se titula: Ojos Azules, publicada en 1970, novela que inicia la temática en defensa de la raza negra y que desde una opinión personal, la temática vendrá a consagrarse en 1977 cuando salió publicada la obra considerada cumbre de Toni Morrison, titulada: La canción de Salomón.

El 7 de diciembre de 1993, al momento de recibir el Premio, Toni Morrison al pronunciar el discurso de aceptación del Nobel, realizó una brillante defensa del lenguaje, señaló que si bien el idioma sirve para embellecer, también debe servir para defender las libertades y dignidad de los hombres, y es precisamente lo que Morrison ha hecho toda su vida como escritora, su pluma, su voz, han llegado muy lejos, y en mucho han contribuido para tratar de construir sociedades menos racistas y elitistas como en las que ella vivió.

El histórico y triste conflicto racial entre negros y blancos que se vivió, (vive), en Estados Unidos de América, está brillantemente desarrollado en la novela: La canción de Salomón. En esta obra Morrison a través de la vida de tres generaciones de la familia Macon Muerto, nos enseñará lo difícil que fue vivir en esas sociedades si eras de color negro e incluso Morrison no sólo desnudará la crueldad de los blancos, de igual manera realiza un fuerte crítica por la forma de defenderse de los negros, porque muchas veces sus injustificadas defensas eran tan bárbaras y crueles como eran los ataques de los blancos.

La novela está compuesta en dos partes, integrada por XV capítulos, la familia Macon Muerto será inicialmente el escenario central, esta familia está integrada por don Macon Muerto y su esposa Ruth, de ellos nacieron sus hijas Magdalena llamada Lena y Corintios, así como el único hijo varón Macon Muerto, conocido en toda la historia por el apodo de “Lechero”.

Por supuesto que en la historia habrá más personajes importantes, entre ellos, Pilatos Muerto quien era hermana de don Macon Muerto, su hija Rebe, quien a su vez tuvo a su única hija llamada Agar. Estas tres mujeres vivían juntas y existían muchas cuestiones en común, ejemplo es que Pilatos Muerto al momento de nacer su madre murió, su hija Rebe nunca supo quién fue su padre y, Agar tampoco conoció a su padre, por estas y otras circunstancias más, ellas vivían apartadas de la sociedad y sobre todo de don Macon Muerto quien era un hombre rico, exitoso, de origen negro, pero con el tiempo había adquirido una vida como de blanco.

Con el avance de la lectura, poco a poco se va percibiendo que el personaje que se convertirá en el personaje central de la historia es Lechero, y tal vez, lo secunde su amigo Guitarra. Don Macon Muerto le tenía prohibido a su hijo Lechero que visitara la casa de Pilatos, por supuesto que al joven le intrigaba saber cuál era el motivo del alejamiento entre su padre y tía, siendo ya un joven Lechero, fue con su amigo Guitarra a la casa de Pilatos, conoció a su tía, a su prima Rebe y a la hija de esta Agar. Lechero inmediatamente se enamoró de Agar e inició una intensa historia de amor, que terminará en tragedia.

En cada personaje ya sea de manera individual o colectiva, la novela desarrollará la historia de su vida, parte importante de los conflictos que se leen en la historia son originados por problemas raciales, para ser más preciso, el propio raro nombre de Macon Muerto tiene un origen racial. En esta obra Morrison incluye acontecimientos que en su momento tuvieron un fuerte impacto en la sociedad norteamericana a mediados del siglo pasado, ejemplo de ello es que los personajes de la novela abordan el tema de la trágica muerte del joven negro de 14 años llamado Emmett Till, quien fue asesinado en 1955, por el hecho de haber enamorado a una mujer blanca.

Saldrá en el periódico de mañana. –Esas noticias nunca las publican en los periódicos de los blancos. Sólo si ha habido una violación. – ¿Qué coño importa eso? gritó Guitarra, matan a un chico y vosotros os preocupáis de si un blanco lo dice o no en los periódicos. Le lincharon, ¿no? está muerto, ¿no? ¡Y todo porque silbó al coño de una Escarlata O Hara! – ¿Por qué tuvo que hacer una cosa así? preguntó Freddie. –Le dio la gana de silbar. ¿Y qué? Guitarra estaba furioso. ¿Tenía que morir por eso? –Era del norte. Dijo Freddie, y quiso hacerse el importante en el Condado de Bilbo. ¿Quién se creía que era? –Un hombre eso creía que era, dijo Tommy Ferrocarril. –Pues se equivocó, dijo Freddie, en Bilbo no hay hombres negros. –Los hay, dijo Guitarra. – ¿Quiénes? preguntó Freddie. –Till. Él era un hombre. –Till está muerto y los muertos no son hombres. Un muerto es un cadáver, no más un cadáver. –Un cobarde vivo tampoco es un hombre –dijo Porter.

Por estas y otras muertes, Guitarra pertenecía a la secreta agrupación de “Los Siete Días”, muy parecida a la antigua agrupación llamada Ku klux Klan, sólo que estos mataban a los blancos aunque fueran inocentes, los siete miembros tenían un día asignado y si en ese día un negro era muerto, a los siete días un blanco aunque fuera totalmente inocente aparecería muerto por el miembro encargado de la agrupación, el día domingo era el día que le tocaba actuar a Guitarra.

La novela abarca una gran cantidad de temas de enorme valor inabarcables en una pequeña columna. Para finalizar me quedo con parte del discurso de Toni Morrison al momento de recibir el Nobel: “La vitalidad del idioma está dada por su capacidad de ilustrar la vida soñada y posible del que habla, del que lee y del que escribe. Morimos. Puede ser ése el sentido de la vida. Pero creamos la palabra. Y ésa puede ser la medida de nuestra vida”. Sin duda alguna en la obra: La canción de Salomón, la palabra fuertemente pronunciada es igualdad, hermandad, dignidad, y esa debería ser la medida y esencia de nuestras vidas.

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com