Por José Miguel Naranjo Ramírez
09 de diciembre de 2015

Selma Lagerlöf

Desde el año 1901 se otorga el Premio Nobel de Literatura, en el presente año el prestigiado galardón se le otorgó a la escritora Bielorrusa Svetlana Aleksiévich. A partir de este anuncio me surgió el interés por investigar y conocer cuántas mujeres han ganado el Nobel de Literatura desde su creación, el resultado no es muy alentador, en total son 14 mujeres ganadoras del mencionado premio, las cuales son: “Selma Lagerlöf, Suecia, en 1909, Grazia Deledda, Italia, en 1926, Sigrid Undset, Noruega, en 1928, Pearl S. Buck, Estados Unidos, en 1938, Gabriela Mistral, Chile, en 1945, Nelly Sachs, Alemania, en 1966, Nadine Gordimer, Sudafrica, en 1991, Toni Morrinson, Estados Unidos, en 1993, Wislawa Szyborska, Polonia, en 1996, Elfriede Jelinek, Austria, en 2004, Dorís Lessing, Reino Unido, en 2007, Herta Muller, Rumania y Alemania, en 2009, Alice Munro, Canadá, en 2013 y Svetlana Aleksiévich, Bielorrusia, 2015.”

Indudablemente en la lista deberían existir muchas mujeres más, pero ese es otro tema a discutir, por ahora las cuatro columnas restantes del mes de diciembre serán dedicas a conocer un libro de cuatro mujeres elegidas de la lista anterior, y el primer libro elegido es el titulado: El maravilloso viaje de Nils Holgerson, escrito por la sueca Selma Lagerlöf, quien además fue la primer mujer en ganar el Nobel de Literatura.

El libro fue publicado en dos partes, la primera en el año 1906 y la segunda en1907, la historia es didáctica y fantástica, la narrativa es clara, sencilla, sin complicaciones, no existe una sola parte donde el lector pueda tener una duda de la historia o se confunda con los personajes, y por lo regular nos han enseñado que donde está la sencillez, se encuentra la grandeza, y al leer esta gran obra no hace falta ser un especialista en la obra completa de Selma Lagerlöf, para comprender la valiosa obra literaria que Lagerlöf heredó a la letras universales.

El personaje central es Nils Holgerson, quien era un adolescente de aproximadamente 14 años de edad. Nils era muy inquieto, no les hacía caso a sus padres, iba mal en la escuela, en general, Nils era como fuimos muchos de nosotros a esa edad, adolescentes rebeldes. Un día sus padres iban a ir a la iglesia y Nils estaba contento porque por lo menos tendría dos horas sin que lo estuvieran molestando, su padre antes de partir le dijo que debía leer el sermón del día, y que valía más se lo aprendiera bien, porque regresando se lo preguntaría.  

Los padres de Nils finalmente se fueron al templo y este joven de malas ganas empezó a leer la biblia, como es de esperarse luego, luego a Nils le dio sueño, se quedó dormido y cuando medio despertó, vio a un Duende que estaba en el cofre de su mamá. Nils en lugar de darle miedo, quiso hacerle una maldad al duende y jugar con él, sin embargo, el duende cuando logró escaparse le dio a Nils una bofetada que lo dejó tirado, cuando el joven recobró el conocimiento estaba convertido en un pequeño duende, por supuesto que la primera impresión fue de asombro y no sabía qué hacer, estaba desesperado por recuperar su estatura y volver a ser una persona normal.

Convertido en duende, Nils todo lo veía muy grande, salió al patio y como en su estado natural de hombre civilizado siempre trató muy mal a los animales, estos cuando lo vieron convertido en un duende, no sólo se empezaron a reír de él, sino que le perdieron el respeto. Nils aunque ya no tenía las fuerzas, ni las capacidades para dominar a la naturaleza, le quedaba la arrogancia muy alta, quería seguir golpeando y humillando a los animales, y estos con el mínimo roce se quitaban al duende de encima, pero el cambio de Nils no sólo era físico, también había adquirido otra función y era la de poder platicar con los animales, claro está, que al inicio él no comprendía nada, seguía creyendo que su función y posición era de privilegio ante los animales.

Nils seguía estando con los animales y en ese momento iban volando un grupo de patos silvestres, los patos domésticos que eran propiedad de la mamá de Nils, discutían si debían volar con los patos silvestres y vivir en libertad o seguir cómodamente con la comida segura y un pequeño techo, pero deseando ser libres y vivir su propia vida. Uno de los patos llamado Martin, decidió abandonar el hogar que representaba la esclavitud y la pronta muerte, y se fue en busca de su libertad, Nils, creyendo que podía todavía ordenar y disponer, le dijo al pato Martin que no podía irse, el pato no le obedeció, entonces Nils intentó detenerlo abrazándose del pato y este voló y voló, llevándose montano al pequeño duende, quien en el mundo animal pasaría a llamarse pulgarcito.

A partir de este momento iniciarán todas las aventuras e historias narradas en la novela de manera magistral, en cada capítulo y apartado habrá muchas enseñanzas inolvidables que realmente disfrutará el lector, el pequeño duende tendrá que aprender de entrada a ser humilde para poder sobrevivir a tantos peligros que lo acecharán, el pato Martín es el único amigo que al inicio tiene. Si a Nils los consejos de sus padres y el amor que le profesaban no le bastaban para valorar tantas cosas bellas que tenía, esta nueva experiencia de la vida se encargó de enseñarle muchas cosas que nunca más olvidaría.

Esta es la primera de cuatro mujeres que nos acompañarán en este mes de diciembre, sin duda alguna, es un verdadero lujo poder platicar con Selma Lagerlöf, y viajar junto a Nils Holgerson por todas las regiones de Suecia. Finalmente, ¿apoco no es un mundo maravilloso el que podemos vivir a través de la literatura?, aclarando que no es sólo para entretenimiento, porque cuando lea toda la novela, al igual que Nils, algo habrá cambiado en nosotros.

Contacto:

 miguel_naranjo@nullhotmail.com