La de ayer en casa de gobierno fue una singular reunión entre  el localismo y quien será el candidato a gobernador por el PRI; en la imaginaria colectiva son dos grupos al interior del PRI: el de quienes pretenden el continuismo y el de quienes reclaman el cambio; allí el número no contó, fueron sólo dos protagonistas (Javier Duarte y Héctor Yunes), acompañados por actores en este caso con papel secundario Flavino Ríos, Erik Lagos, Alberto Silva, Adolfo Mota y Tomás Ruiz). Uno negocia acuerdos para el futuro, otro requiere de la unidad de mandos y de grupos, necesaria para enfrentar no a un partido político sino a una sociedad hastiada e indignada; por obvias razones y por diferentes motivos a todos los allí presentes conviene la victoria del PRI. Por cierto, a la reunión no acudió José Yunes Zorrilla, quien también mueve los hilos de esta histórica y atípica sucesión.