Pepe Valencia

 

Si hoy fuese la elección de gobernador, el Partido Revolucionario Institucional mordería el polvo ante cualquier candidato opositor, sea éste del PAN, de Morena o independiente.

Los veracruzanos están irritados por la ola de violencia, por la corrupción, la pobreza, el desempleo y por el cinismo de ciertos servidores públicos enriquecidos de manera escandalosa.

Por primera vez en 86 años, el vetusto PRI se halla inmerso en una crisis que puede conducirlo a la derrota.

En  1988, este partido  casi pierde la presidencia de la república –y hay quienes aseguran que en realidad el triunfador fue Cuauhtémoc Cárdenas y que a la mala le fue arrebatada la victoria.

En el año 2000 la gente percibía que Vicente Fox  aventajaba para la elección presidencial, aunque muchos escépticos insistían en que el PRI retendría el poder, gracias a su estructura y triquiñuelas.

El desalojo de los jubilados de la semana pasada, sería la gota que derrame el vaso de la paciencia popular. Miles de veracruzanos no quieren saber nada del PRI y aseguran que votarán en contra.

La moneda sigue en el aire. Aunque a estas alturas no sabemos bien a bien quién podría ser el ganador de la gubernatura, existen las condiciones y las probabilidades de que un candidato no priista, sea el sucesor de Javier Duarte.

Con la inminente postulación por el PAN –tal vez en alianza con el PRD—, se agiganta la personalidad de Miguel Ángel Yunes Linares en lo que parece una imparable y creciente bola de nieve que arrasaría con lo que queda de un debilitado y dividido PRI.

Lo que acaso salvaría de una segura derrota a los priistas, sería que abortara la alianza del PRD con el PAN y que los del sol azteca registraran candidato propio, lo que aunado a los “independientes” pulverizaría el voto entre varios contendientes. De esta esta manera, el PRI podría alzarse con una eventual y pírrica victoria.

Esperemos el advenimiento de enero, que es cuando sabremos si hay alianza panista-perredista y conoceremos oficialmente los nombres de todos los candidatos que participarán en el proceso electoral del 2016.

Por lo pronto les anticipo una vez más que Héctor Yunes Landa y Miguel Ángel Yunes Linares aparecerán en las boletas como candidatos y que uno de ellos va que chuta para gobernador del estado.

Saludos, estimados lectores, y les deseo lo mejor para el año nuevo.