A escasas horas de entregar la banda presidencial a su sucesor por la vía de la alternancia, la presidenta de Argentina, Cristina Chrischner, sabedora de lo que significa dejar el poder vaticinó lo evidente: “después de las doce de la noche, me convertiré en calabaza”.