El gobernador de Michoacán Silvano Aureoles tenía prisa por mostrar que es un gobernante con mano dura y que su proyecto de gobierno está asociado a las políticas del gobierno federal, apenas hace unos meses como diputado federal, fue un entusiasta promotor del “Pacto por México” que sirvió de marco para aprobar la reforma educativa, por eso no es raro que previo a la evaluación al magisterio, el gobernador perredista haya lanzado advertencias públicas al magisterio disidente en Michoacán, incluso instruyó a la procuraduría de justicia que girara órdenes de aprehensión en contra de maestros que se oponen a este proceso de evaluación.

Con la participación del gobierno de Silvano Aureoles en la consignación de maestros michoacanos a penales federales, podría estarse marcando la ruptura definitiva del magisterio con el PRD, partido con el cual se mantenía una alianza natural por la coincidencia en su defensa de la educación, sin embargo el apoyo de un sector del PRD a las reformas propuestas por el gobierno federal ya había mermado esa cercanía política con el magisterio independiente.