Por razones del proceso legislativo que tiene que recorrer la propuesta para darle autonomía al Poder Judicial se hará efectiva hasta que en otro periodo de sesiones en 2016, como corresponde a toda reforma a la Constitución local y empezaría a operar a partir de 2017. Esta reforma sienta el precedente de un Poder Judicial auténticamente autónomo, una vez que no dependerá de las ministraciones presupuestales calendarizadas en otro poder. Habrá que reconocer que la gestión de Alberto Hernández Sosa al frente del Poder Legislativo ha sido fructífera en resultados, es obvia la transformación de los recintos destinados a este Poder, que efectivamente demuestra otra cara.