Javier Duarte anunció ésta mañana, casi-casi al amanecer, en una difusión radial extendida, que dejará el cargo de gobernador de Veracruz este 29 de diciembre.

Dijo que durante la noche de este 28 de diciembre, poco antes del amanecer, después de una fiesta bastante estruendosa, tuvo un sueño, donde Dios le prometió el cielo si se arrepentía de todos sus pecados y pedía perdón a la población de Veracruz, además de regresar todo lo que tenía para subsanar lo que había sustraído indebidamente.

En el mismo sueño –refirió- del otro lado de su cabeza, pegado a su oído derecho, mientras Dios mismo estaba en el izquierdo (no supo explicar el porque las imágenes aparecieron en el orden inverso a como se representan siempre), el Diablo mismo le decía que no, que se quedara con todo y que siguiese impulsando al Cisne, para que todos los hijos de su fidelidad siguiesen chupando a Veracruz y que se mantuvieran los grupos criminales en acción.

El Diablo –expresó Javier Duarte- le recordó todo lo que había logrado en los últimos años, las empresas y compañías compradas, con el dinero obtenido y como podía darse una vida a todo lujo, sin problemas.

Dios le volvió a ofrecer indulgencias y la entrada al cielo sí se arrepentía, pedía perdón y regresaba los bienes, mientras que el Diablo le dijo que podía incrementar sus riquezas aquí, en la Tierra.

Dios le recordó que por una vida abatiendo un pueblo, pasará toda la eternidad en el infierno.

Y eso fue lo que lo convenció de seguir las palabras de Dios, porque –añadió- no quiere estar todo el tiempo en el calor, ni aunque le pongan aire acondicionado, porque esa fue una razón para siempre mantenerse el mayor tiempo posible fuera de Veracruz.: odia el calor, porque lo hace sudar mucho.

Así pues, reiteró que dejará el gobierno éste 29 de diciembre.

Inocente palomita