Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
03 de diciembre de 2015

Dicen que hubo una vez un barco muy bonito que  por sus dimensiones y relevancia su conducción se encomendó a personajes probos, de esos que sabían que meterle la mano al cajón sin la autorización y venía del que mandaba en Veracruz, era cuanto y más, para no tocar baranda e ir a parar a las mazmorras de la Fortaleza de San Carlos, en Perote.

Ese barco que a lo largo de los años paso de ser una embarcación fácil de tripular y maniobrar se convirtió en una vieja estructura, anquilosada, sedentaria, pesada, costosa y muy desgastada.

Para desgracia de los veracruzanos ese mítico barco es conocido como SEFIPLAN, la dependencia responsable de manejar y resguardar las arcas del estado, se convirtió al paso de los años en una guarida de ladrones, estafadores, saqueadores y carteristas, que acabaron con el buen nombre que alguna vez tuvo.

Hoy tras un sexenio para el olvido, su capitán Antonio Gómez Pelegrín se debate entre dejar hundir la nave, o simplemente aventarse por la borda.

La dependencia hace agua por todos lados, y ni con las mejores bombas de achique se puede salvar la nave, los contramaestres, primeros oficiales, y toda la tripulación comienza a lanzarse con o sin salvavidas para al menos intentar salvar lo que se llevaron.

Atrás quedo el buen nombre y reconocimiento que en antaño tuvo, adiós quedaron los años de gobernadores como Agustín Acosta Lagunes, que tuvo al frente de la dependencia al padre de José “Ratón” Gutiérrez de Velasco, “El Toro” Carlos Gutierrez de Velasco Oliver de una honradez a toda ley  y a José Luis Pérez Chow.

Patricio Chirinos Calero, tuvo a Guillermo Rivera, quien falleciera en un accidente automovilístico en unas vacaciones en España… Pero además, Memo Rivera tenía como auxiliares implacables a Felipe González de Aragón y a Marcos González.

Dos gobiernos en los que el tema financiero fue impecable al grado tal que jamás se dejó deuda, fue pulcro el manejo de las finanzas y claro, jamás se especulo, timo, engaño, burlo a proveedores, pensionados, jubilados y trabajadores en activo.

Hoy para desgracia del pueblo de Veracruz, la SEFIPLAN se termina de hundir, su titular ya no ve el modo de salir huyendo de la dependencia.

Muy en corto a confesado que su esposa le reprochaba que si ya estaba casi en el retiro para que acepto el encargo al gobernador Javier Duarte, ahora, todo apesadumbrado no tiene más que beberla o derramarla.

Mientras en las puertas de Palacio de Gobierno y de la misma Secretaría de Finanzas se le amontonan los grupos de alcaldes, maestros, pensionistas, proveedores, empresarios, constructores, reclamando lo que se les debe.

Y claro, la sarta de mentiras ya no alcanzan para poder contener el malestar, por lo pronto el cierre del año se viene caliente para la SEFIPLAN, que se hunde sin que nadie pueda hacer ya nada.

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx