Sólo cuatro millones de pesos se requieren anualmente para salvar “en promedio” 400 piernas derivado del problema de la diabetes. Por supuesto, no debiera existir ninguna equivalencia entre salvar esas piernas y el dinero necesario para evitar amputaciones, no debiera haberla si en el gobierno, concretamente entre quienes dirigen el sector salud tuvieran la sensibilidad humana para comprenderlo. Esto se desprende de las declaraciones del jefe de cardiología del hospital civil “Luis F. Nachón”, Jorge Hakim Vista, quien les recuerda que la sala de terapia endovascular, está subutilizada y que con la cantidad señalada se podrían realizar 500 operaciones. Revela que el dinero proviene del Seguro Popular pero desafortunadamente no llegan a su debido destino. La denuncia del doctor Hakim Vista es valiente y muy directa, bastaría un diezmo de sensibilidad para atenderla.