Rafael

Imagen del Golfo

El presidente de la Asociación de Constructores del Estado de Veracruz (Acevac), Rafael Núñez Landa, aseguró que al menos el 50 por ciento de constructores podrían quebrar o “quedarse en ceros” si el gobierno del Estado no resuelve sus pasivos pendientes con el sector.

Indicó que el 15 de diciembre es la fecha prometida para que comience el pago de unos mil 500 millones de pesos a las distintas organizaciones empresariales de la región.

“La promesa del gobernador es que este año nos tiene que pagar la gran mayoría de los adeudos pendientes”, refirió Núñez Landa.

Aseguró que luego de que se confirmó que se autorizaron los primeros créditos para la reestructuración de la deuda confían en que no habrá problemas para que la administración de Javier Duarte de Ochoa tenga liquidez.

Reiteró que los pendientes en la región de Xalapa, entre constructores y proveedores, es de aproximadamente de mil 500 millones de pesos, dinero que urge para que no haya despidos o las empresas tengan que cerrar sus puertas pues la mayoría tiene comprometidos los recursos.

Rafael Núñez Landa, presidente de la Asociación de Constructores del Estado de Veracruz, afirmó que muchas empresas constructoras se encuentran en números rojos.

“Hay empresas que se encuentran sin trabajo y sin haber cobrado loa adeudos que mantienen; sumado a ello está la información de que se pueden hacer efectivas las restricciones del ejercicio el año que viene en cuanto a inversión de obra pública tanto estatal como federal, si ello se concreta prácticamente tendremos que cerrar empresas porque se habla de reducir el 8 por ciento la inversión federal y del estado, situación que pinta muy mal”, dijo.

El entrevistado refirió que la situación se ve muy difícil y que hay muchas empresas que en este momento carecen de trabajo a las que podrían sumarse más; “si eso sucede, hay quienes están pensando en cerrar mejor porque deben mantener una plantilla de trabajadores para poder mantener el servicio que ofrecen”.
Indicó que hasta ahora los constructores en el estado se han limitado a hacer despidos y que muchos de ellos decidieron bajar los sueldos de sus plantillas laborales para evitar despidos y poder mantener a todos sus trabajadores.

El presidente de la Acevac expresó que este año ha sido muy difícil para los constructores en virtud de que las convocatorias no se emitieron a tiempo además de que en las dependencias federales hubo limitaciones presupuestales en lo que se refiere al término del ejercicio porque la Secretaría de Hacienda retiró ya todos los fondos de todos los programas.

En lo que respecta al ámbito estatal, Rafael Núñez Landa aseguró que los constructores nunca han perdido la confianza en el gobernador Javier Duarte y que por ello esperan que antes de que termine este año se puedan pagar adeudos que se mantiene con la administración estatal.

Indicó que, por ejemplo, gracias a la intervención del gobernador y del titular de la SIOP, Tomás Ruiz González, se lograron obtener recursos de un fondo federal con los cuales las empresas veracruzanas han logrado subsistir debido a que se obtuvieron cerca de 850 millones de pesos que se derramaron exclusivamente en empresas veracruzanas.

“Mantenemos deuda con el gobierno del estado, pero esperamos que se pague o reduzca antes de que termine este año o durante el próximo año para poder seguir trabajando y beneficiando a los veracruzanos”, dijo.