De muy mal gusto son las declaraciones del delegado de la zona sureste de la Secretaría de Gobernación, Alberto Amador Leal, cuando señala que los índices delictivos de la región sur se han reducido. Este señalamiento riñe con la dramática realidad que se vive en aquella región de la entidad, abatida por crímenes y secuestros, asaltos a mano armada y robos a casa habitación al por mayor. Empero, Amador Leal se contradice al reconocer la dispersión de los grupos delictivos, lo que “da esta sensación de focos rojos en diversos puntos”; lo que significa que están operando en toda la entidad, ¡ah! Eso sí, hay capacidad para combatirlos, ¿no hubiera sido mejor utilizar esa capacidad de que habla para evitar que se dispersaran?