Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
16 de diciembre de 2015

 

“La experiencia es una gran escuela, donde los fatuos no asisten.”

Benjamín Franklin

 

El primogénito del Clan Yunes Linares – Yunes Márquez estará seguramente en los próximos días en la mira de las autoridades estatales, los constantes señalamientos por supuestos actos de corrupción que la actual administración le imputa son tan  sólo una de las tantas estrategias abiertas en el afán desmedido de privarlos de la posibilidad de llegado el momento suceder al actual gobierno Estatal.

Dicen por ahí que el miedo no anda en burro, pero la campaña esquizofrénica desatada en su contra exhibe que al gobernador Javier Duarte, le preocupa y ocupa que su enemigo –comprado- lo pueda procesar y es que si recordamos el padre del alcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Linares, no ceja en la intentona de llegar a la primera magistratura del Estado, y así cobrar venganza de tanta afrenta.

De este modo las declaraciones del munícipe boqueño a la periodista Betty Zavaleta en su programa “Periodismo de Análisis” transmitido en la XEU, demuestran que los de enfrente están preparados y deseosos de convertirse en fedayines e inmolarse bajo la bandera del rescate de Veracruz.

Miguel Angel Yunes Márquez afirmó estar seguro de que sí se le va a desaforar y que se va defender con todo, con la verdad en la mano y con la ley en la mano y no va a huir.

“Me quieren desaforar pero la gente no se lo va a permitir (…) Yo creo que sí seré desaforado porque veo toda la intención de la Fiscalía para hacerlo (…) Estoy seguro que así va ser incluso ahora que fui a entregar las pruebas me las rechazaron por el “secreto bancario” (…) Es absolutamente claro que me quieren determinar el ejercicio de la acción penal para desaforarme (…) Pero no voy a huir de ningún acoso y de ningún lugar porque yo soy inocente y no voy a permitir que nadie pase sobre mí y sobre mi familia”, sentenció el alcalde de Boca del Río.

Ahora bien, la intensión de abrir muchos frentes de guerra le viene bien a la actual administración estatal, pues así desgasta al oponente, pero en los hechos la sociedad observa y contempla la guerrita.

Los dichos del dirigente del PRI en Veracruz, Alberto Silva Ramos se sustentan en acusaciones por enriquecimiento ilícito, por la adquisición de una casa con un valor de más de 40 millones de pesos, en su defensa declara que la casa no está a su nombre si no a nombre de una empresa llamada PRAXISLONG PRALO S.A DE C.V, pero la Comisión Nacional Bancaria y de Valores señala en un documento dirigido a la PGR no corresponden a su costo, esto quiere decir que se trata de una empresa pantalla.

Mientras esto sucede los veracruzanos nos cuestionamos ¿no existe en Veracruz problemas verdaderamente graves que resolver? ¿la seguridad existente es la suficiente como para estarme tomando el tiempo y el recurso estatal para acabar a como dé lugar al oponente?

Creo sin temor a equivocarnos que la estrategia no es la correcta y el costo para la entidad será altísimo y si la operación no la cuadran bien, las consecuencias para quienes hoy detentan el “ejercicio pleno del pinche poder” como acuñara su mentor, estarán en serios problemas.

Al tiempo.

 

Contacto:

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx