Por Alejandro Soto Domínguez

14 de diciembre de 2015

  • Al perro más flaco se le pegan las pulgas, nuevamente en este Conteo de Población, INEGI subestimo el número de habitantes del estado de Veracruz, y en consecuencia nos afectó en el monto de participaciones federales, aunado a las ineficiencias recaudatorias de Sefiplan y la atonía de la economía veracruzana.
  • Veracruz se ubica en el quinto lugar del porcentaje de hijos fallecidos de las mujeres de 12 años y más, con el 7.6 por ciento, solo abajo de Guerrero, Oaxaca, Puebla y Zacatecas. Según INEGI este indicador refleja las diferencias en el nivel de desarrollo que hay en el país y que inciden en la sobrevivencia de la población infantil. Como siempre estamos en los estados más jodidos, gracias a SESVER y su corrupción. Cuando un gobierno falla en este concepto, se falla en todo.

Antes de entrar en materia, en conveniente comentar algunos antecedentes de la Encuesta Intercensal 2015, que recientemente publico el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), mismo que de acuerdo con la institución emisora, tiene una nueva metodología, seguramente porqué el Segundo Conteo de Población y Vivienda 2005, observo muchas inconsistencias en sus resultados, entre otros males sirvió de base para estimar la población del segmento de tiempo 2005-2010, perjudicando a Veracruz en la distribución de sus participaciones federales, ya que Inegi, a través de la Encuesta de Ocupación y Empleos, en el periodo antes mencionado, subestimo el tamaño de la población del estado y por lo tanto en el monto de nuestras participaciones federales disminuyo, en razón a que es una de la variables que utiliza la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para calcular su distribución por entidad federativa.

Dicho lo anterior, el documento que hoy nos ocupa, sirve para conocer las características demográficas, sociales y económicas básicas de la población nacional y de los estados de la República Mexicana, además de observar los cambios demográficos, de educación, empleo, salud, vivienda, entre otros temas. Primero comentaremos que Veracruz resulto para el año 2015, con un tamaño de población del 8 millones 112 mil 505. Nuevamente Inegi subestimo el número de veracruzanos en más de 58 mil habitantes, únicamente para el año 2015. Es conveniente aclarar que la SHCP, distribuye por entidad federativa la Recaudación Federal Participable (RFP), de acuerdo al monto asignado en el año de 2007, y el crecimiento de RFP a partir de ese año se reparte en base al crecimiento económico (60 por ciento), al esfuerzo recaudatorio (30 por ciento) y al tamaño de la población de cada entidad (10 por ciento). Pero para obtener el porcentaje que le corresponde a cada estado, los cocientes de las primeras dos variables se multiplican por el tamaño de la población. Para complementar las razones de la caída de las participaciones federales en el año 2015 y seguramente 2016, tenemos que la economía veracruzana cayo en el 2013, y para el 2014, experimentó un raquítico crecimiento, y si a lo anterior le agregamos que la recaudación del estado está de capa caída en los años antes citados, se presenta la tormenta perfecta para disminución de las participaciones federales. No cabe duda, al perro más flaco se le pegan las pulgas.

Inegi destaca en los resaltados de la Encuesta Intercensal 2015, que Veracruz en la tercera entidad federativa por el tamaño de su población, solo abajo del estado de México y el Distrito Federal. Estos tres estados concentran el 27.8 por ciento de la población nacional que suma 119 millones 530 mil 753 habitantes. Entre los primeros resultados que llaman la atención son los que corresponden al porcentaje de hijos fallecidos de las mujeres de 12 años y más, ubicando a Veracruz en quinto lugar de los peores con el 7.6 por ciento, solo abajo de Guerrero (9.4 por ciento), Oaxaca (9.2 por ciento), Puebla (8.1 por ciento) y Zacatecas (7.6 por ciento). Basta decir que el estado de Nuevo León tiene el porcentaje de 4.3 por ciento. Según INEGI este indicador refleja diferencias en el nivel de desarrollo que hay en el país y que inciden en la sobrevivencia de la población infantil. Este resultado es congruente con los análisis que realiza la Auditoria Superior de la Federación, que desde las Cuentas Públicas 2006-2013, en estado de Veracruz observa viejas prácticas de utilizar mal los recursos públicos y no cumplir con los objetivos del Fondo de Aportaciones de Salud y del Seguro Popular, generando en consecuencia un deterioro en la condiciones de salud de los veracruzanos. Para terminar esta primera colaboración del tema en comento, nuevamente cito a Amartya Sen, premio Nobel de Economía, el cual afirma: “los indicadores de mortalidad, especialmente la infantil y maternal son el éxito o fracaso de nuestros gobernantes”. Cuidar la salud de su pueblo, es lo más sagrado e importante para un político con cargo público, por esta razón es un precepto constitucional.