INM

 

Ciudad de México- 2016-04-2410:08:29- Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

La Procuraduría General de la República (PGR) aprehendió a agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) por presuntamente estar involucrados en el secuestro y entrega de migrantes al crimen organizado. Sin embargo, la información se ocultó.

De acuerdo con una investigación realizada por el diario Reforma, elementos del INM habrían sido detenidos por presuntamente tener vínculos con el crimen organizado.

Según los documentos consultados por el medio, el 4 de abril de 2011, personas identificadas como agentes del INM interceptaron un autobús en Altamira, Tamaulipas, y detuvieron a un grupo de tres salvadoreños.

A los centroamericanos los hicieron abordar un vehículo oficial y, al parecer, luego los entregaron a los miembros de un grupo criminal que los llevarían a Tampico, donde los mantuvieron secuestrados en un departamento mientras negociaban el rescate con sus familiares, detalla el periódico.

Fue el 11 de abril de ese mismo año cuando efectivos del Ejército rescataron a los centroamericanos y detuvieron a los plagiarios en Tampico, quienes responden a los nombres de Juan Carlos Segura Rivera y Marcos Alvarado Domínguez.

Confesiones

Ambos delincuentes manifestaron en sus declaraciones pertenecer al Cártel del Golfo y dedicarse al secuestro de migrantes; su captura abrió una investigación que llegó hasta agentes del INM.

Reforma explica que el 19 de abril la Policía Federal detuvo a Mónica Moctezuma, implicada en los casos de plagio, quien no sólo reconoció a Segura y a un agente de Migración, ambos detenidos, sino que también confesó que trabajaba para Víctor Reséndiz, “El Peludo” o “Papá pitufo”, quien la envió a sucursales de Elektra, Soriana y Walmart para retirar 13 depósitos con los que se pagaron rescates de migrantes.

Las declaraciones de Moctezuma concluyeron con el arresto de seis elementos del INM, quienes fueron identificados como José Luis Jiménez Avendaño, Ramón Iván Gloria, Roberto Hernández González, José Manuel Sánchez, Moisés Pérez y Vicente Alberto Rosas.

Estos detenidos negaron ante la PGR estar involucrados, pero algunos de ellos fueron identificados en fotografías por los migrantes retenidos en Altamira.

El diario detalla la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) habría arraigado a los funcionarios, a quienes más tarde les sería decretado auto de formal prisión por los delitos de tráfico de personas y delincuencia organizada.