Política
Por Mario Mijares
12 de abril de 2016

1.- Aurelio Nuño Mayer es un político mexicano bisoño, militante del Partido Revolucionario Institucional PRI desde el año 2004. Al inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto, se desempeñó como Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, en agosto de 2015, recibió el nombramiento como Secretario de Educación Pública SEP, cargo que ocupa actualmente. Su curricular teórica asombra al más exigente. Sin embargo, él tiene que representar los intereses de su jefe en turno, -que no de la nación-, de ahí su nerviosismo constante, respecto a la reforma educativa. Se puede asegurar que su excitación no es por mejorar la instrucción pública ni privada, sino la de quedar bien con el ejecutivo. Así como llamar la atención partidista para la elección del 2018, ya con el anunciado vo.bo de EPN.

Son ya varias ocasiones en que los medios de información enfocan al titular de la SEP. No obstante, Aurelio Nuño, en la mayoría de las veces ha señalado con dedo de fuego al presidente de MORENA, persistiendo ya en su guerra electoral contra Andrés Manuel López Obrador. Aurelio aseguró que AMLO pretende dar marcha atrás a la llamada reforma educativa, y con ello restituir el -viejo sistema- de privilegios” así también declaró que el tabasqueño teme debatir con él sobre el tema educativo. La Jornada, 7/04/2016, p. 21. Para aquel que sabe leer entre líneas, Aurelio con esas afirmaciones demuestra su impericia política, al hacerse el harakiri, ya que fueron los mismos presidentes del país, egresados del PRI, quienes han implantado el -viejo y nuevo sistema- o acaso no señor secretario.

2.- Todos los habitantes ilustrados de este país, están al corriente que la reforma que defiende Aurelio, -quien por cierto es egresado de la Universidad Iberoamericana-, no es otra cosa, que la privatización de la educación en México. Sin duda, los más beneficiados hasta el momento, han sido las escuelas a nivel primaria, secundaria, preparatoria y universidades confesionales como son; los institutos Cumbres y Patria, La Salle, Colegio Simón Bolívar, La Anáhuac; La Iberoamericana entre otras. En dónde el Vaticano, de manera muy hábil, una vez más se ha apoderado de los destinos de la nación mexicana, a través de sus egresados, y Aurelio es uno de tantos. Voltiere en su Tratado de la tolerancia escribió que; el lema de los fanáticos es: “piensa como yo o muere”, esta es la contradicción política-religiosa de Aurelio.

A los niños y niñas en estos colegios, la iglesia católica es en donde propaga su doctrina, antes de iniciar la clase. Se les enseña el catecismo como parte de la virtud en la que todos ellos deben obedecer ciegamente la palabra del sacerdote o monja. Se puede asegurar que en ese tipo de educación, a la iglesia católica jamás le va interesar el concepto de patria, ni tampoco lograr ciudadanos conscientes. Les atañe que sólo sean devotos y furiosos defensores de la religión, para cuando estén como; funcionarios públicos, grandes empresarios o políticos, todos ellos defiendan la codicia eclesiástica. Tales acciones son ocultadas, cuando los enajenan para que luchen siempre en contra de quién la iglesia católica considera un peligro para México.

3.- En los siglos XIX, XX y XXI, en este país, se ha combatido una y otra vez, para que la educación se quede afuera del ámbito de lo público. Y es que la educación en los países desarrollados, si han hecho respetar el Estado laico. De ahí que la instrucción escolar tanto pública como privada en esas naciones, -no obstante de ser clasista e individualista-, está enfocada hacer de esas naciones grandes países.

4.- AMLO defiende un proyecto evidentemente distinto al de EPN, al menos esto es lo que explicó en la ciudad de Oaxaca en una breve plática con Héctor Vasconcelos, hijo del mejor Secretario de Educación Pública de México. La idea es la de elevar el ánimo del profesorado, además de retomar nuevamente la esencia perdida de la escuela pública. Sobre todo porqué, el magisterio es de importancia vital para el progreso de toda nación. De ahí la necesidad de elevarlo al rango de las profesiones ilustres, no es únicamente lo económico como lo han hecho los gobiernos del PRI y PAN, sino que tenga el maestro ese rango ilustre y digno de su misión, en las que dentro de sus estímulos, también obtengan un atractivo que alienten su espíritu académico.

La terrible experiencia de las negociaciones entre los gobiernos y los dirigentes sindicales, llevó a la corrupción máxima con entregas de millonarias sumas, para los cabecillas, quienes prostituyeron al grueso de profesores. Los cuales han estado favorecidos con dobles plazas, automóviles nuevos y préstamos, entre otros. Aurelio, la paradoja, ha sido el desatino del dinero, con el que los últimos gobiernos han manipulado a favor de su dominación.

5.- En una reflexión postularía y determinada, hacia la ingenuidad del joven Aurelio, secretario en des/educación, está en no entender que es lo que pretende Andrés Manuel, y es tan simplemente darle dignidad al profesor. Esa vergüenza que le fue arrebatada por los mismos ejecutivos en turno, todos ellos, confabulados con los dirigentes sindicales.

La respetabilidad se logra con el ejemplo del presidente en turno, tal mesura, vendrá del conocimiento y la consciencia de clase que éste tenga. Quizás la querella o reproche existencialista hacia AMLO, sea su radicalismo hacia el ser para sí o el derecho a la consciencia en su llamado social.

Martín Lutero, como gran reformador de la educación en Alemania, escribió que; Todo el oro del mundo no sería suficiente para pagar los cuidados de un buen profesor”. El mismo autor dijo: “Tengo tres perros peligrosos: la ingratitud, la soberbia y la envidia. Cuando muerden dejan una herida profunda:”

El maestro no tiene el rango de servidor público, ni de sacerdote, lo que se trata es de evitar la rivalidad en las esferas de lo público con lo privado.