Inquietud magisterial
Por Luis Ortiz Ramírez
18 de abril de 2016

Nunca en su delicada vida el secretario de Educación, Aurelio Nuño, se imaginó la cantidad de problemas a los que se enfrentaría como titular de la Secretaria de Educación Pública. Pareciera que el novel secretario es especialista en buscar enfrentantamientos y problemas; su carácter terco y tozudo lo han colocado en situaciones, que ya comienzan a preocupar a los huéspedes de palacio nacional.

Desde que llegó como titular de educación, se ha peleado con la CNTE al negarse a un dialogo directo y abierto, se ha ganado el odio de los normalistas al abrirle las puertas a la universidades, para entrar a dar clases en las aulas. Según el funcionario, desde este año, cualquier licenciado que presente un examen podrá dar clases de educación básica en el sistema público. La formación de maestros –dijo– ha dejado de ser un monopolio de las escuelas normales.

También los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional amagan con un paro nacional por su postura intransigente. Es más hasta se ha peleado hasta con Andrés Manuel López Obrador, sin que este le tire un lazo.

Y es que la consigna que le encomendó su mecenas, es aplicar y ejecutar a como dé lugar la “Reforma Educativa”. Recién llego a ocupar el puesto, se dijo muy contento y con muchos ánimos, “mucha determinación en esta inmensa e importante responsabilidad que me ha conferido el Presidente de la República”.

 En su caso es muy notoria su falsa intención de querer congraciarse con los maestros; en entrevista con Adela Micha para Grupo Imagen Multimedia, recién empacado en sustitución de Emilio Chuayffet, dijo que pretendía ser un “secretario muy cercano a los maestros”, sin embargo, los maestros piensan diferente, estos le han manifestado su desprecio.

Al menos durante la presentación de la Plataforma Académica de la Educación Básica (Plata) y del Mapa Estadístico (Mape), fue abucheado por profesores al hacer alusión a la jornada de protesta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que tuvo lugar este viernes 15 de abril, en Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas.

Al manejar con torpeza el discurso, señaló que los maestros que hayan acudido a las protestas sufrirían el descuento de un día de salario. Al instante los maestros le dijeron hasta de que se iba a morir.

El consentido de Los Pinos se juega su capital político en los Estados donde la disidencia y la CNTE, tiene una férrea presencia. Los resultados de la Evaluación docente no son como se esperaba. El recorte de recursos económicos hace que la aplicación de la evaluación en las 32 entidades federativas sea una verdadera proeza.

Los titubeos y desesperación comienzan hacer mella en un hombre que creyó en la palabra de su amigo el presidente, se imaginó que este puesto sería un lindo trampolín para alcanzar la codiciada postulación a la presidencia.

Sin embargo, el error principal de Nuño Mayer, fue tomar la evaluación docente como ariete para azuzar al magisterio. Es cierto que muchos maestros se han resignado, y han cruzado los brazos, otros se sienten en el olimpo del conocimiento, al haber salido aptos y sobresalientes, por la aprobación de un examen cuadrado e inoperante.

Si en realidad el Secretario de Educación quisiera contribuir a mejorar la calidad de la educación en el país, sería bueno que fuera pensando en empacar sus maletas, y dejarle el puesto a un verdadero visionario de la educación. Sin embargo sabemos que mientras este atrás de él su amigo el presidente, eso será una verdadera utopía.