Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
26 de abril de 2016

 

“No es vergonzoso cambiar de opinión: es vergonzoso

cambiar de opinión por interés.” – Víctor Hugo.

 

El tema de la explosión en el Complejo Petroquímico de Pajaritos en Coatzacoalcos ha comenzado a generar una alarmante preocupación entre los habitantes del sur de la entidad, al comprobar que los discursos y las promesas vacías cargadas de demagogia pura y una verborrea asfixiante pronunciada por funcionarios y candidatos al gobierno del Estado, exhiban la ínfima calidad moral y la voluntad de servir de estos personajes para con los ciudadanos.

El extremo de la desesperación se vio este lunes evidenciada, por los trabajadores de la planta Clorados III al no tener respuesta de los directivas y dejarlos literalmente sin cobrar sus quincenas, lo que provocó manifestaciones y toma del puente Coatzacoalcos I por parte de pobladores de Mundo Nuevo en Coatzacoalcos, que ya no saben si maldecir o llorar.

El caso de habitantes de Soconusco quienes por su propia mano han tomado las armas para castigar al infractor de un robo a casa habitación y que dejará como saldo un civil lesionado y el incendio de al menos tres patrullas, así como daños materiales en las instalaciones de la Policía Municipal, demuestra que la sociedad está en un punto en donde ya no temen por su integridad física, sino buscan ver quien se las paga.

Entendemos que por filosofía los integrantes de las policías municipales debieran responder a la población, salvaguardando su entorno, sus personas y por supuesto sus bienes.

Pero en Veracruz, es imposible que esto suceda, pues “cuando no es Chana es Juana” afirma el refrán popular, mientras para sus autoridades sólo roban Frutsis y Gansitos, lamentablemente en el mundo real, en el que usted amable lector habita no existe un día en que no tome nota de un acto delincuencial.

La reacción de los pobladores de Soconusco ante la flagrancia en que fue capturado Santos Hernández Gutiérrez, tras el robo en que fue sorprendido expresa el hartazgo de una sociedad, que espera la llegada del domingo 5 de junio para cobrar venganza.

Quizá para los políticos no importe que la sociedad este al punto de armarse y salir aunque sea con piedras y palos a la calle, pero para aquellos que si logran ver un poco el horizonte, les debería comenzar a preocupar, pues el binomio estado-delincuencia, comienza a generar esa intentona de zozobra que pretende alejar al ciudadano común de las urnas, sólo que el nivel de tolerancia llegó a su límite y ahora como nunca, se espera el gran domingo.

¿Quién ganará la elección? Difícil saberlo, pues el descrédito en que se mantiene sumido a Veracruz, ha provocado que la sociedad, oculte sus verdaderas intensiones de voto.

Hay expertos que afirman que la izquierda dará el gran campanazo, los más aseguran que la alternancia se dará de la mano de la Coalición PAN-PRD, en los hechos el saldo de este encuentro deja más saldos negativos, que positivos, provocando con ello, un vacío social inmenso.

El nuevo gobernador o gobernadora, deberán ante todo, sentar las bases de refundación de un nuevo Veracruz, uno en donde las instituciones recobren su grandeza, en donde la sociedad sea tratada con respecto, y donde los políticos tengan la vergüenza o el reconocimiento de la sociedad por su trabajo.

Ahora la única invitación será a no dejar de participar emitiendo su sufragio, pues al rato no será válida la queja o el descredito para los políticos, cuando en sus manos tuvo la oportunidad de alcanzar un cambio verdadero.

 

 

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx