Veracruz, Las ChoapasEl día martes en el municipio de Las Choapas Veracruz fue asesinado el maestro Miguel Ángel Castillo Rojas, quien fuera integrante del Movimiento Magisterial Popular Veracruzano, e hijo de la vocera de esa agrupación del magisterio disidente, la maestra Rosario Rojas Aragónen el ataque ocurrido a plena luz del día, también resultó herido otro familiar, quedando además de manifiesto que los agresores actuaron con toda la libertad para perpetrar dicho crimen.

A la entidad la domina la inseguridad y quizá este crimen podría ser uno más de la interminable lista de asesinatos que se suceden todos los días y a cualquier hora en el territorio estatal, su tratamiento no necesariamente debe ser el de un crimen del fuero común que forma parte de la terrible cotidianidad; la actividad política que realiza la maestra vocera del magisterio disidente en contra de las reformas no puede soslayarse y la autoridad investigadora debe dar una pronta respuesta para llegar a los asesinos de Castillo Rojas.

En países dominados por la violencia política es frecuente que ocurran crímenes como el sucedido en Las Choapas, el asesinato político disfrazado de un hecho delictivo sin aparente causa, forma parte de un método de intimidación para los disidentes políticos, el uso de criminales que actúan como guardias blancas no es una actividad desaparecida en nuestro país, por ello el gobierno de Javier Duarte no se puede dar el lujo omitirse y evadir su obligación para dar explicación sobre el móvil y desde luego con los responsables del atentado.