Astrolabio Político
Por Luis Ramírez Baqueiro
09 de abril de 2016

 

“Al comienzo fueron vicios, hoy son costumbres.” – Séneca.

 

A siete días de iniciada la campaña al gobierno de Veracruz, nos sorprende como los políticos encuentran en la ley cualquier resquicios para evadirse de la responsabilidad que enfrentan al faltar a su responsabilidad con la ciudadanía a la que juraron servir.

Y es que por increíble que parezca se dio a conocer que jueces federales validaron el trabajo de la Fiscalía General del Estado (FGE), el no ejercicio de la acción penal de las 34 denuncias que interpuso la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por el mal manejo de los recursos públicos de los años 2010 al 2013.

Con esta simple acción, se da por concluida la polémica que se ha generado ante la vigencia de las denuncias en el portal de la ASF, y es que sería bueno precisar que en ese ejercicio no entendido de la Federación, la Procuraduría General de la República (PGR), le cedió a la FGE la determinación de sobreseer el asunto.

Lo grave del tema es que con esta simple decisión de los jueces, se encubre y se limpia la desaparición de 35 mil millones de pesos, que nadie vio, nadie supo, a donde fue a parar ese recurso entre los años 2008 al 2013; aun cuando la PGR interpuso amparo, poco se pudo hacer pues el nivel de impunidad que enfrenta este asunto, como muchos otros.

Pero a unos días de haber iniciado las campañas electorales sólo el candidato de la alianza “Unidos Para Rescatar Veracruz”, Miguel Ángel Yunes Linares; el candidato de la alianza “Para Mejorar Veracruz”, Héctor Yunes Landa; el de Movimiento Ciudadano, Armando Méndez de la Luz, y el candidato independiente Juan Bueno Torio, han presentado esta información que puede ser consultada en la plataforma 3 de 3.

Según informa la investigación de la reportera Perla Sandoval de la Agencia de Noticias AVC, sobresale por su fortuna y participación en inversiones y acciones empresariales, el candidato Juan Bueno Torio, pues además de lo conseguido por sus logros, se suman las inversiones, millonarias cuentas bancarias, propiedades y acciones que tiene su esposa, ya sea por adquisición o por herencia.

Su fortuna llega a ser de un millón 843 mil 864 pesos, en el periodo comprendido del 1 de enero al 31 de diciembre de 2015, superior en más de 40 millones de pesos a lo que obtuvo por remuneración neta el candidato Héctor Yunes Landa, que en el mismo periodo obtuvo un millón 804 mil 324 pesos.

Después de ellos, en forma descendente sigue el candidato Yunes Linares, que declaró que sus ingresos en 2015 alcanzaron un millón 315 mil 412 pesos; al final, aparece el candidato de MC, Armando Méndez de la Luz, que reportó apenas ingresos por 379 mil 318 pesos.

De esta manera, los cuatro candidatos reportaron además de sus ingresos, sus bienes inmuebles, joyas, automóviles, obras de arte, inversiones, créditos, acciones y demás actividades que pudieran interferir en la toma de decisiones como parte de sus intereses, como sus relaciones financieras, e incluso hasta donaciones y viajes financiados por terceros.

Algunos presentaron la información en forma desagregada, de manera que puede observarse lo que ellos, sus cónyuges, hijos e hijas y familiares, tienen como patrimonio, sus actividades, intereses y posesiones, como en el caso de Yunes Linares y Yunes Landa; sin embargo, los candidatos Juan Bueno Torio y Armando Méndez de la Luz, entregaron esta información de manera conjunta, por lo que se observan los rubros “mezclados” entre lo que es propio y lo que corresponde a sus familiares.

Según el portal de Transparencia Mexicana donde presentan esta iniciativa, en cuanto a lo reportado por los candidatos sobre sus bienes inmuebles como casas­habitación y terrenos, el que se lleva el primer lugar según lo declarado es el candidato Héctor Yunes Landa, ya que reportó ser propietario de una casa de 360 metros cuadrados de construcción en Xalapa, con un valor de 2 millones 40 mil pesos; así como un departamento ubicado en Boca del Río de 468.96 metros cuadrados y un valor de 5 millones 204 mil pesos, ambos obtenidos mediante un crédito Infonavit.

Con menor precio, el candidato de la alianza PAN­PRD, Miguel Ángel Yunes Linares informó que es dueño de un departamento en Estado Unidos, de 100 metros cuadrados, y con un valor en el mercado de 382 mil 900 dólares; es decir, 6 millones 873 mil 55 pesos, y acotó que la casa en la que habita es propiedad de la empresa Veracruzana Bienes Inmuebles de la cual tiene el 50 por ciento de las acciones, y el otro 50 por ciento, su esposa.

A este le sigue en cuanto a monto de propiedades el candidato a gobernador por la vía independiente Juan Bueno Torio, pues sólo reportó de propietario de una casa la Ciudad de México, de 650 metros cuadrados y con un valor de 650 mil pesos. No obstante, su cónyuge, María Dolores Ros Romero, ostenta cuatro casas, dos de éstas en Texas, Estados Unidos, y dos más en el estado, una en Córdoba y otra más en Fortín, ésta última derivada de una donación; dos departamentos, uno en Alvarado y uno más en la Ciudad de México. También tiene siete terrenos, dos de estos en Tres Valles, uno en Antón Lizardo y cuatro más en Córdoba.

En contraparte, Méndez de la Luz no reportó poseer propiedades o terrenos.

Como parte de la declaración de bienes de los cuatro candidatos, se desprende que dos de ellos viajan en Range Rover e incluso alguno tiene una embarcación, mientras que otro posee un automóvil Honda.

Las evidencias saltan a la vista, pues mientras el ex director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Miguel Ángel Yunes Linares, reportó ser propietario de una camioneta Range Rover con un valor de 350 mil pesos y una embarcación tipo Tiara con un costo de 2 millones de pesos; el ex alcalde de Xalapa, Armando Méndez de la Luz, reportó ser dueño de un vehículo Honda Pilot de 180 mil pesos.

En el medio, se encuentra el senador con licencia Héctor Yunes Landa que es propietario de una Range Rover con un valor de 245 mil pesos y un Jeep Cherokee de 25 mil pesos; y el ex senador Juan Bueno Torio reportó ser propietario de un vehículo Chrysler con un valor de 40 mil pesos y un Essex de 100 mil pesos.

Así mientras unos pretenden o intentan convencer a los ciudadanos de su honestidad y transparencia para aplicarla en la función pública una vez llegado el momento, otros quedaron exhibidos como un grupo de malos funcionarios que con la ayuda de las autoridades judiciales y la imperdonable cadena de impunidad pueden simplemente saquear 35 mil millones de pesos, y continuar sus vidas como si nada hubiese pasado.

Sería muy bueno cuestionarnos ¿si algo no está funcionando bien en nuestra sociedad y en nuestro México? Porque conocemos casos de personas que por robarse una gallina para darle de comer a sus hijos, simplemente están purgando una condena por robo, mientras que algunos funcionarios con su cuello blanco, roban, saquean y se enriquecen sin que la justicia actúe a favor del pueblo de México y Veracruz.

Evidentemente algo no está bien en esta sociedad nuestra…

 

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx