Rúbrica
Por Aurelio Contreras Moreno
11 de abril de 2016

En las democracias avanzadas, el ejercicio del debate entre candidatos a cargos de elección popular es una muy útil herramienta para contrastar propuestas y exponer al electorado los planes de quienes aspiran a gobernarlos.

En México, sin embargo, los debates electorales fueron desde el principio armas de la mercadotecnia política, shows públicos en los que los participantes se dedican a lanzar obuses a sus adversarios, a hacer gala de sus habilidades -o limitaciones- para hablar en público y en algunos casos, a hacer revelaciones para exhibir debilidades de los oponentes. Pero de un verdadero debate de ideas, programas y proyectos, generalmente hay muy poco.

En ese sentido, el Organismo Público Local Electoral del Estado de Veracruz (OPLE) lanzó este fin de semana la convocatoria para celebrar dos debates entre los candidatos a la gubernatura de la entidad.

El primero será el domingo 24 de abril en un hotel de Xalapa y el segundo se llevará a cabo hacia el final de las campañas, el domingo 22 de mayo, en el World Trade Center de Boca del Río.

Estos serán los debates oficiales organizados por la autoridad electoral. Pero seguramente habrá más, como a los que suelen convocar algunos medios de comunicación.

Los formatos que se están proponiendo para los debates del OPLE son, como era de esperarse, bastante rígidos. Pero al menos tienen menos candados en comparación con lo que ocurrió hace seis años, en la campaña de 2010, cuando ante la evidente incapacidad discursiva del entonces candidato del PRI, Javier Duarte de Ochoa, se evitó a toda costa que el encuentro se difundiera masivamente en los medios de comunicación, con el objetivo de protegerlo de los ataques de sus oponentes y, en buena medida, de sí mismo.

Esta vez se nota una mayor apertura de los candidatos a debatir. Héctor Yunes Landa y Miguel Ángel Yunes Linares tienen amplia experiencia como políticos y como tribunos, así que no rehúyen el intercambio de ideas, como tampoco el de lodo. Mismo caso de Armando Méndez de la Luz, de quien se espera mesura y respeto.

Los ex panistas Juan Bueno Torio, Alejandro Vázquez Cuevas y Alba Leonila Méndez irán a los debates a hacer el trabajo sucio que les encomendaron hacer y por el cual son candidatos: golpear a Yunes Linares. E interesante será observar el comportamiento del candidato del Movimiento de Regeneración Nacional, Cuitláhuac García, a quien también se le ha señalado su propensión a atacar a ese mismo candidato sin ocuparse de los graves problemas del estado ni de los responsables de su crecimiento.

El primer encuentro público entre los candidatos, que no será un debate formalmente, se celebrará este lunes 11 de abril, durante la mesa de diálogo “La Educación Pública Superior en Veracruz: hacia una agenda de compromisos y acciones”, convocada por el Colectivo En Defensa de la Universidad Veracruzana, donde el tema obviamente es la comprometida situación financiera de la casa de estudios, provocada por el Gobierno del Estado.

Los principales candidatos ya confirmaron su asistencia. Será un punto de partida para los encuentros posteriores. Veremos cuál es el nivel del intercambio que nos proponen los aspirantes y si los debates de verdad servirán de algo al electorado, o bien sólo serán “rings” de boxeo del que saldrán victoriosos quienes asesten los golpes más bajos.

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras