camacamaLas dimensiones de la desgracia traducida en pérdidas humanas por la explosión de una planta industrial en Pajaritos relegó a un segundo plano el dislate cometido en la oficina de comunicación social del gobierno del estado al difundir la terrible noticia asociándola con una imagen que no correspondía al suceso. Deficiencias e ineptitudes aparte ahora se intenta neutralizar ese Oso con boletines que obviamente cuestan al ya quebrado erario veracruzano; una muestra es lo publicado en El Universal: “…el gobierno del Estado prepara sanciones a su equipo de redes sociales por los datos equivocados que subió de la explosión en el complejo petroquímico de Pajaritos, propiedad de Petróleos Mexicanos en sociedad con la compañía Mexichem. Pero no todo es mala noticia en el manejo de la tragedia, pues la administración del gobernador Javier Duarte destaca la actuación del Sistema Estatal de Protección Civil y la aplicación de los protocolos de seguridad, que evitaron que la tragedia de Pajaritos se convirtiera en un caos social. Pero todavía falta el seguimiento al caso de las víctimas y los resultados de la investigación de las causas de la explosión”.