Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
09 de abril de 2016

¡Follow the money!

 

 

En el lavado de dinero está la clave.

De hecho el sustento de la denuncia de Miguel Angel Yunes Linares en contra de Javier Duarte de Ochoa, ante la Fiscalía del estado y la PGR, por desvíos por 3 mil millones de pesos es, en efecto, por lavado de dinero.

Y la exigencia de esclarecimiento habrá de darse en estricto apego a la Ley de Transparencia impuesta durante el mandato de Vicente Fox denominada “Follow the money” en donde se rastrea al dinero lavado por todo el mundo hasta ubicar al real beneficiario del ilícito.

Ya mismo se tienen detectados a políticos y empresarios que transfirieron a cuentas bancarias en Estados Unidos recursos por 73 mil 927 millones de dólares.

Por la vía de “Follow the Money” se ha determinado que la cantidad de depósitos enviados a aquel país creció de manera exponencial en los últimos dos años, hasta alcanzar un monto comparable al saldo de la deuda externa del gobierno, revelaron datos del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

¿Javier Duarte está en esa lista?

Esa es la exigencia de investigación del hoy candidato a la gubernatura Miguel Angel Yunes Linares.

Y es que en las transferencias electrónicas, el seguimiento de las cuentas bancarias de su esposa Karime Macías, los familiares de ambos hasta de tercer y cuarto grado, en los amigos, socios y compañeros de trabajo, está la clave de un presunto saqueo al erario público.

Se traslada el dinero vía electrónica a paraísos fiscales en donde off shore se mueve a bancos para que quede el depósito que al ser regresado –de banco extranjero a banco nacional- se blanquea.

El otro camino del resguardo del dinero ilícito está presuntamente ubicado en departamentos y casas de seguridad en Boca del Río y Córdoba.

Esa es la dinámica del desvío de dineros públicos.

Normalmente, de acuerdo a la hipótesis planteada por los abogados de Miguel Angel Yunes Linares, el saqueo es hormiga. Se sustrae el dinero y se va depositando poco a poco, cada día. Finalmente el dinero regresa al saqueador en cuentas e inversiones para justificar su procedencia. 

El SAT por tanto deberá atender, antes que nada, lo que dicen los tratados para evitar la doble tributación y combatir la evasión fisca.

Y no hay defensa ante la violación de la ley.

Javier Duarte puede hacer valer sus derechos con una estrategia fiscal, pero si se comprueba que dejó de pagar impuestos y evadió la responsabilidad de señalarse como el beneficiario real de una cuenta o bien, estará violando el Código Fiscal de la Federación, la Ley del Impuesto sobre la Renta y la famosa ley contra el lavado de dinero de México.

Hasta el momento el gobernador Duarte se ha justificado aduciendo que vive de su salario y que sólo posee dos propiedades, una heredada y otra adquirida hace 30 años, es decir, la compró cuando tenía diez años de edad.

Para Yunes Linares, sin embargo, “Javier Duarte ha violado la ley”.

 

Ha saqueado a Veracruz y no lo hace solo. Involucra a la familia, a la esposa, a los hermanos, a la mamá, a la suegra, al suegro incómodo, implicados todos en una denuncia penal.

 

Tras la pista de Duarte, Yunes Linares es implacable.

 

En pesquisa de tres años, dentro y fuera de México, en España y Estados Unidos, acredita con fe notarial, cuántos bienes y a nombre de quién los registra el Clan Duarte.

 

“Nos pusimos a investigar casi tres años. Varios de estos recursos se han distribuido con la familia, varios en Coatzacoalcos. Hay recursos en España, donde tienen un hotel en Bilbao; en Madrid, donde tienen un departamento; en Sevilla, donde tenemos una casa detectada. Hay 24 propiedades en Houston. La hermana de la esposa de Duarte tiene ahí otra casa, que es de Duarte obviamente, le presta el nombre nada más”.

 

Agrega:

 

“Tienen un rancho en el estado de México… Es un rancho de 100 hectáreas en la reserva natural más cara del país. Es un bosque. Duarte tiene ahí cuatro casas; de él y de sus cómplices, de Moisés Manzur que fue compañero de él en la Universidad (Iberoamericana). Tiene dos helipuertos, 50 caballerizas, tiene picadero, tiene cortijo. Tiene un hospital para caballos cuando en Veracruz los niños se están muriendo porque no hay medicamentos en los hospitales”.

 

“Este rancho —puntualiza—, de acuerdo a los avalúos que tenemos, tiene un costo superior a los 150 millones de pesos y lo tiene declarado en 4 millones.

 

“Tiene casa en Tucson. Tiene casa, departamento y penthouse en Ixtapa… Detectamos también una empresa a nombre de Vicente Benítez en Miami, que se llama Capital Investment”.

 

El punto es que, refiere Yunes Linares, la red de complicidades de Javier Duarte implica a alrededor de 40 prestanombres. “Hay evasión fiscal y deben ser investigados”.

 

“Hay un edificio de oficinas ejecutivas en Lomas Chapultepec, para cuya adquisición Duarte habría usado una red de corrupción compleja, que es ‘propia de las organizaciones delictivas sofisticadas. Es un edificio construido a través de cuatro empresas: Inmobiliaria Cartujano, Boydar, Balkany, Controladora Prado Norte e Inmobiliaria 135 Prado Norte”.

 

Del entramado de prestanombres, expuso un ramal de vínculos de 36 personas, entre familiares directos y otros de tipo político.

 

“En las tres primeras, figuran como socios José Antonio Ruiz Bandín y en la segunda y tercera, José Juan Janeiro Rodríguez, quienes son prestanombres. La intrincada red incluye hasta su suegra María Virginia Yazmín Tubilla Letayf, sus primos políticos Córsica Alejandra y Jorge Fernando Ramírez Tubilla, su tío Jorge Ramírez Pérez.

 

Otros más: Gerardo Bonilla Suárez, María Elena, Miguel, Juan Ignacio y Fernando Barquín del Puerto, Rafael Gerardo Rosas Bocardo, David Alejandro Osorio Aguirre, Octavio Jaime Ruiz Barroso, José Manuel Ruiz Falcón, José Juan Janeiro Rodríguez, Mónica Babayan Canal, Alejandra Ruiz Ocampo y José Antonio Ruiz Bandín.

 

Y a todo este entramado por investigar le queda un detalle, los negocios del suegro incómodo, Jesús Antonio Macías Yazegey, padre de su esposa Karime.

 

Tiene que ver con la reserva territorial de Coatzacoalcos, la creación de un parque industrial con recursos públicos que se quedó en sueño, la especulación con las tierras, la extinción del fideicomiso pagando con la misma tierra que nunca sirvió siquiera para abonar.

 

Escribe Mussio que fue un negocio redondo:

 

“Le vende la tierra Fidel Herrera, siendo gobernador de Veracruz, a su amigo Tony Macías, estando en la Secretaría de Finanzas y Planeación, Javier Duarte de Ochoa, el yerno voraz. Se crea el fideicomiso F/401220-9 con Bancomer, el 7 de noviembre de 2007. Tony Macías pagaría en la medida en que se vendieran las tierras”.

 

Cinco años después, hay nuevas maniobras. Se extingue el fideicomiso, Tony Macías paga con tierra y se agencia el predio del pseudo parque Tecnológico Puerto México para siempre.

 

Lo resume una escritura pública, la número 58,934, elaborada por el Notario 2 de Coatzacoalcos, Yohan Hillman Chapoy, con fecha 12 de julio de 2012 en la cual se establece la extinción de fideicomiso F/401220-9 con Bancomer.

 

Es una operación ventajosa, pues se extingue el adeudo sin que Tony Macías haya erogado recurso alguno. El valor de esa tierra es de 80 millones 798 mil 352.9 pesos y hasta el impuesto de traslación de dominio le fue cubierto por el ayuntamiento de Coatzacoalcos, el 21 de agosto de 2012, con un pedazo de terreno aledaño al Centro de Readaptación Social Duport Ostión.

 

Ufff!!!

 

Demasiada información que necesariamente debe ser aclarada ya que si bien se da en un momento electoral, tal como se defiende Duarte, moral y legalmente obligado dilucidarla ante las autoridades judiciales y hacendarias para satisfacción de todo un pueblo que tiene a Javier Duarte bajo sospecha.

 

Tiempo al tiempo.

 

 

*Premio Nacional de Periodismo