CLAROSCUROS
Por José Luis Ortega Vidal
29 de abril de 2016

(1)

Ayer, Ricardo Ravelo Galo estuvo en Coatzacoalcos y presentó su octava obra, “Ejecuciones de Periodistas: Los Expedientes”.

A las 8 y a las 16:00 horas el Premio Nacional de Periodismo y Premio Rodolfo Walsh otorgado durante la Semana Negra de Gijón, España, como la mejor obra de no ficción por su libro “Narcomex: historia e historias de una guerra”, estuvo invitado para charlar en Olmeca TV pero razones técnicas lo impidieron.

No obstante, lo que sí pudo ocurrir fue escuchar su presentación en el Centro de Convenciones de Coatzacoalcos, degustar el desayuno/comida junto al egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UV y discurrir sobre lo que Ravelo Galo denomina el “Narcoestado mexicano”.

(2)

Lo dijo ante unos 100 asistentes al evento organizado por la Asociación de Periodistas de Coatzacoalcos (APEC) y lo definió como la sustitución del control poder institucional por parte del crimen organizado.

Puso múltiples ejemplos y cuando el reportero lo cuestionó sobre la multiplicidad de circunstancias regionales que ponen en duda su argumento, dado que no es lo mismo el bajío –donde hay desarrollo económico y bajos índices de violencia- que Guerrero, Michoacán, Tamaulipas, Oaxaca y Veracruz, el periodista e investigador debatió: donde el crimen organizado no aparece en forma de muertos, lava dinero.

(3)

No hubo oportunidad de dialogar más a fondo donde éste y otros temas.

El libro de Ricardo Ravelo se basa en expedientes de la Fiscalía veracruzana sobre los asesinatos y desaparición de Gregorio Jiménez de la Cruz, Goyo; Sergio Landa Rosado; Víctor Manuel Báez Chino; Evaristo Ortega Zárate; Gabriel Manuel Fonseca Hernández, Cuco (se desconoce su paradero); Miguel Angel López Velasco, Milovela; Yolanda Ordaz de la Cruz; Gabriel Huge Córdova, el Mariachi y Regina Martínez Pérez, cuyo deceso cumplió un aniversario más el día de ayer.

(4)

Tras una rápida lectura del caso de Gregorio Jiménez de la Cruz, Goyo, y la plática con Ricardo, surgieron algunas precisiones.

a)    Gregorio Jiménez de la Cruz tuvo cinco hijos pero dos –los mayores- son producto de su primer matrimonio y los tres restantes del segundo, con Carmela Hernández Osorio, testigo de su secuestro que terminó fatídicamente. El libro, por lo contrario, menciona a los 5 como hijos de una sola pareja.

b)    ¿Por qué la importancia del dato? Porque es la hija mayor de Goyo quien se involucra sentimentalmente con la familia de quien acabaría mandando a matar a su padre, previos sucesos que Ravelo narra.

c)    Sergio Montalvo López (a) “El Pelón, yerno de Teresa de Jesús Hernández, a quien Ricardo ubica en su libro como jefe de la célula de “Los Zetas” en Villa Allende en febrero del 2014, ciertamente trabajó como comandante en Hueyapan de Ocampo, lo establece el expediente de la Fiscalía.

d)    Su suegra: Teresa de Jesús Hernández, es nativa de Oluta, avecindada en Villa Allende y es a quien se acusa de pagar 20 mil pesos por el atroz asesinato del reportero.

e)    Cuando Amadeo Flores Espinoza era Procurador de Justicia de Veracruz y anunció el hallazgo del cuerpo sin vida de Gregorio Jiménez, el 11 de febrero del 2014, dio a conocer en un diálogo particular que “El Pelón” –y dos tipos más- estaban involucrados en el caso, dado que los autores materiales del crimen ordenado por Teresa de Jesus se encontraban bajo sus órdenes.

Lo que no establece la obra de Ravelo Galo es que el nuevo Fiscal de Veracruz: Luis Angel Bravo Contreras, negó que Sergio Montalvo López “El Pelón” haya tenido que ver con el cruento asesinato del periodista.

Esta negativa, se llevó a cabo tras que Montalvo López apareció asesinado el sábado 21 de marzo del 2015 entre los cañales del lugar conocido como El Cerrito, en San José del Corral, municipio de Yanga, Veracruz.

f)     Sergio Montalvo López trabajó como comandante policiaco durante la segunda gestión como Alcalde de Gaspar Gómez Jiménez en Hueyapan de Ocampo. De oficio empresario, Gómez Jiménez contrató como policía a un hombre que resultó miembro del crimen organizado y fue acusado de asesinato intelectual. Antes, durante su primera labor como Presidente Municipal, Gómez Jiménez fue señalado por la desaparición del regidor Leovigildo Ciau Medina, en diciembre del 2001.

g)    Hay más detalles sobre la historia del asesinato de Gregorio Jiménez, Goyo, no abordados por Ricardo Ravelo.

Quedan pendientes; algunos por algo que se conoce como respeto.