El padrón electoral de Veracruz que incluye a  más de 5 millones votantes, no podría pasar desapercibido para quienes aspiran a gobernar el país. Esa es una de las principales motivaciones para que algunos de los  presidenciables hayan intensificado en municipios veracruzanos su activismo electoral por la presidencia de la república. En menos de 72 horas, la entidad han sido testigo del activismo que despliegan actores políticos nacionales que se mueven en la ruta de las elecciones del 2018.

El primero en abrir fuego fue el dirigente nacional del MORENA, Andrés Manuel López Obrador, luego le siguió el líder formal del priismo nacional, Manlio Fabio Beltrones, después los secretarios de Desarrollo Social, José Antonio Meade, y de Educación, Aurelio Nuño y, finalmente, la todavía panista Margarita Zavala.

Será inevitable que el resultado de la elección no sea impactado por los recorridos que realizan por Veracruz los presidenciables del MORENA, del PRI y del PAN; al mostrar el apoyo a los candidatos de sus respectivos partidos, atraen el voto hacia sus institutos políticos y se abonan simpatizantes a sus causas.

De ninguna manera se podrá aislar el debate nacional de la elección local, las políticas públicas del gobierno federal no han tenido resultados positivos entre los veracruzanos y será inevitable que se convierta en otro factor de influencia de la elección de junio.