Entre lo utópico y lo verdadero
Por Claudia Guerrero Martínez
07 de abril del 2016

 

El Poder Judicial de Veracruz es el encargado de velar por las leyes y Constitución que rige nuestro Estado y los derechos de los ciudadanos. Y lamentablemente, no ser así. La protección y complicidad de delincuentes empleados en el Poder Judicial en Veracruz se realiza con algunos beneficiados, quienes son esposos de Magistradas y por eso, la nula acción penal, omisión de pago, ni liquidar gastos médicos de los agraviados, quienes no cuentan con influencias, para que la ley se aplique correctamente.

La historia que les vamos a contar, reconocemos al tener conocimiento, nos causó indignación y a su vez, tristeza, pues el afectado, un taxista quien fue embestido por una camioneta de lujo, manejada por un funcionario estatal, le causó graves lesiones al conductor y pasajero. Hasta hoy, no ha sido resarcido el daño y mucho menos, las terapias, operaciones y prótesis dentales.

Con base a la Carpeta de Investigación UIPJ-1/DXI/6º/198/2013, en la Fiscalía Sexta, en la Unidad Integral de Procuración de Justicia del XI Distrito. El agraviado, el taxista Carmelo Monfil Benítez. Mediante el oficio, con fecha 27 de julio del 2015, se solicitó a la Fiscal Sexta, se sirva realizar el ejercicio de acción penal en contra de Francisco Palacios Hernández, actual Director de la Coordinación y Supervisión de la Defensoría de Oficio de Registro, dependiente del Poder Judicial del Estado. Ante un servidor público de alta jerarquía, se ha hecho presente la lentitud y apoyo brindado a este funcionario estatal, durante el proceso emprendido por los hechos acontecidos el 28 de noviembre de 2013. Les contaremos el suceso, para dar contexto a nuestra investigación y que a continuación narramos textualmente, con base a la Carpeta de Investigación.

“A las 18:00 horas del 28 de noviembre de 2013, mientras e Carmelo Monfil Benítez conducía el taxi número económico 1570, en el municipio y localidad de Xalapa, fue impactado frontalmente por un vehículo marca Chevrolet, tipo Captiva, con placas de circulación YGM7246, el cual era conducido por Francisco Palacios Hernández, en evidente estado de ebriedad y acompañado de una jovencita. Esto no se encuentra consignado en los documentos oficiales, en virtud de que fue favorecido con los certificados médicos y partes de accidente elaborados por las autoridades correspondientes, gracias al tráfico de influencias que se llevó a cabo, para beneficiar a Francisco Palacios Hernández. Esto aconteció cuando circulaba en la Avenida Ávila Camacho, aproximadamente a la altura del inmueble marcado con el número 54. En el lugar, acudieron diversos servicios de emergencia para dar vialidad y brindar la atención médica a Carmelo Monfil Benítez, ingresado en la Clínica 11 del Seguro Social”.

Y continúa el reporte ministerial: “Las lesiones que presentó Carmelo Monfil Benítez fueron catalogadas por la Doctora María Victoria Soto Díaz, Médico Perito, con Cédula Profesional 803195 y adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, manifestando que las lesiones analizadas ponen en peligro la vida y tardan en sanar más de 15 días. De igual manera, la Doctora Alma Elia Ramírez Herrera, adscrita a la Dirección de Servicios Periciales, con Cédula Profesional 2283734 manifiesta el mismo resultado que su homóloga de Seguridad Pública. Increíble que parezca, la Fiscalía General de Justicia del Estado ayuda a Palacios Hernández, asegurando que por la categoría de las lesiones, ni era procedente ningún tipo de convenio ante esa autoridad ministerial. El 02 de diciembre de 2013, Francisco Palacios asistido por su abogado, acepta su responsabilidad en lo ocurrido.

Con un acuerdo firmado, ante el Ministerio Público Facilitador, adscrito a la Unidad Integral de Procuración de Justicia, sujeto a la condición de la plena recuperación del ahora agraviado, este no ha sido cumplido. Palacios Hernández firmó un acuerdo para reparar el daño con pases médicos de Seguros BANCOMER con el número de Folio 215436, hasta la total recuperación del afectado, así como medicamentos, atención médica, terapia y hospitalización en el San Francisco, hasta su recuperación. Además, traslados a terapias, la entrega de 300 pesos diarios, durante su periodo de recuperación, por su modalidad al no poder trabajar, sumando éstas por un total de 12 mil 600 pesos y la aplicación de prótesis dentaria, la cual, el Cirujano Dentista Enrique Moreno Polo, ubicado en Landero y Coss 46 le aseguró al agraviado, que Francisco Palacios Hernández no había pagado el trabajo dental.

Y lo peor, Carmelo Monfil Benítez, cuenta con certificados médicos del Hospital Ángeles, ubicado en la capital del Estado y de médicos como Vicente Reyes de la Parra y Mario A. Martínez García, quienes certifican un diagnóstico de retardo en el fémur, artritis postraumática, fractura expuesta y rótula de la extremidad pélvica, necesitando un injerto óseo, entre otras acciones médicas, para recuperar la movilidad.

“Por el incumplimiento de Francisco Palacios Hernández, se ha credo un adeudo por la cantidad de $77,400.00 por concepto de semanas no pagadas desde el día 3 de junio de 2015 al 7 de abril de 2016 y corriendo la siguiente semana, así mismo no pagó las dos consultas médicas con traumatólogos certificados, para que ofrecieran su opinión médica mediante un nota médica o certificado médico, que ya se presentaron ante la Fiscalía que conoce del caso. Cabe mencionar, que la Señora Teresa Cuevas, quien el día del accidente iba como pasajera, se encuentra sumamente delicada debido a las lesiones que también le provocó el funcionario estatal del Poder Judicial.

Como vemos, el tema de la omisión por parte del actual Director de la Coordinación y Supervisión de la Defensoría de Oficio de Registro del Poder Judicial, Francisco Palacios Hernández es parte de las injusticias que se dan todos los días. La acción legal tardía y las leyes aplicadas a conveniencia son ya un deporte en el estado de Veracruz. Y quizá por la intervención de la esposa de Palacios Hernández, quien es Magistrada en el Poder Judicial y ha movido influencias para proteger a su esposo Francisco Palacios Hernández. El acuerdo firmado por las partes queda sin efecto, por el incumplimiento de este y ahora la acción penal en contra del funcionario estatal deberá darse en los siguientes días.

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@nullgmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz