ELECCIONESApenas ha transcurrida una semana de campaña oficial en Veracruz, los candidatos al gobierno de la entidad han centrado sus campañas en ataques de todo tipo a sus adversarios y en la difusión de encuestas realizadas por empresas especializadas y otras marca “patito” con las que se pretende crear un ambiente de acuerdo a las conveniencias electorales del candidato que las difunde.

Lo cierto es que la decisión de quién será el gobernador de Veracruz sigue estando en manos del voto ciudadano, un primer factor de incidencia será el nivel abstencionismo: a mayor participación ciudadana, mayor el riesgo de que el PRI pierda la elección, sin embargo el resultado de la elección en una jornada poco concurrida, provoca que la elección quede en manos de las estructuras partidistas, de los grupos corporativos y de la capacidad de movilización de cada partido, lo cual sin duda favorece Hector Yunes Landa, candidato del PRI que es quien cuenta con mejores estructuras territoriales y corporativas que el resto de partidos y candidatos.

Los candidatos del PAN  Miguel Ángel Yunes Linares y del MORENA Cuitláhuac Garcia Jiménez, podrían estar desperdiciando su oportunidad de avanzar en esta elección en caso de que no tengan la suficiente estructura organizativa y que no tenga los lideres  necesarios en cada una de las secciones electorales y desde luego que no garanticen la representación total en las mesas de casilla; por sí mismo el enojo social y la irritación ciudadana en contra del actual gobierno estatal y del gobierno federal no resuelve la elección a favor de la oposición; por lo que requieren también mostrar que son capaces de defender una elección y mostrar compromisos que den la certidumbre de que representan un cambio genuino y verdadero para Veracruz.