imp-fotomultas2Agradecer al gobernador la eliminación del programa de fotomultas no sería ético ni apegado a la realidad debido a que se trató de un genuino atraco legalizado por la autorización de la legislatura local y no existe ningún fundamento para asegurar que sirvió para disminuir accidentes, como señala el gobernador porque esa es una correlación no comprobada. Lo único cierto es que fue una acción irregular de gobierno para succionar aún más a una ciudadanía cuyos recursos económicos están exhaustos; además, gracias a la obsecuente actitud de la mayoría de diputados locales a favor de lo que les pida el gobernador, el dinero así recaudado tuvo un destino desconocido sin pruebas de su aplicación.