fotos-2016-04-13-Xalapa-465869Xalapa- 2016-04-1312:02:50- En el anfiteatro de la Universidad Veracruzana (UV) hay un cadáver sin nombre desde hace 16 años. Es casi una momia se está “desbaratando” con la que aún practican y practicaron cientos de universitarios que son doctores y serán los futuros médicos de Veracruz.

La falta de cadáveres “frescos” para la Facultad de Medicina de la UV no es algo reciente, sin embargo en el sexenio de Javier Duarte se ha “complicado”, ya que la Fiscalía de Veracruz sin ninguna explicación ha negado la entrega de cuerpos a la máxima casa de estudios para las prácticas médicas.

Para la bióloga Paola Sabina Contreras, responsable del departamento de Morfología de Ciencias de la Salud, es sumamente grave que los alumnos de la máxima casa de estudios estén practicando anatomía humana con momias.

La profesionista manifestó que la UV no cuenta con cadáveres de estudio “nuevos o frescos” desde hace 4 años, donde el más viejo tiene 16 años de ser utilizado con estos fines y la calidad de enseñanza se ve afectada, pues “donde suturan ahora los universitarios futuros doctores ya suturaron cientos de estudiantes y el cuerpo ya tiene miles de costuras”.

El anfiteatro de la UV cuenta con 11 cuerpos para el estudio y enseñanza de los alumnos de las facultades de Medicina y Odontología, de los cuales 2 de estos cadáveres tienen 4 años de ser usados para estos fines, mientras que el resto tienen de 10 a 16 años.

“Desconozco a ciencia cierta las razones por la que se dejaron de dar (los cadáveres), hay muchas versiones”, indicó la bióloga.

Ante ello, explicó que una de las razones por la que se cree que se dejaron de entregar cuerpos a la UV fue por la inseguridad que se vive en Veracruz. Sin embrago, por el largo tiempo en que no se han entregado cuerpos, que va desde la administración del ex gobernador Miguel Alemán, podría ser que haya otras teorías más certeras.

“Todo el mundo dice que es por la inseguridad, lo cierto es que la escases de cuerpos es de hace 10 u 11 años y todavía no estaba la situación tan peligrosa”, aseveró.

Explicó que antes el Instituto de Medicina Forense de Veracruz, dependiente de la Fiscalía de Veracruz, era el único que podía mandar los cadáveres para estudio, sin embargo estos llegaban en estado de descomposición y tras un asunto relacionado con dinero la UV se comenzó a poner peros para la entrega de cuerpos en 2003.

Sabina Contreras lleva desde hace un año intentado comunicarse con el Instituto de Medicina Forense, quienes explicaron que no estaban dando cadáveres a ninguna universidad. Sin embargo, la Universidad Cristóbal Colon en el Puerto de Veracruz cuenta con cadáveres nuevos.

“Si se está hablando de la inseguridad que se vive, del peligro de los cadáveres y de tener cadáveres que no se sabe su procedencia pues debería ser para toda la educación en general, no deberían de estar dándoles cadáveres a nadie”, dijo.

Tras no poder obtener cadáveres por este instituto, fue comunicada con el Servicio Periciales donde la atendió Gilberto Aguirre, director de la dependencia, quien tras haber platicado con personal de la Fiscalía del Estado dijo que había un detenimiento en la entrega de cuerpos por trámites del convenio de la Fiscalía y la UV.

En ese momento, Gilberto Aguirre le pidió que se pusiera en contacto con César Robinson, abogado de la Fiscalía General del Estado, para reafirmar el convenio con la UV, no obstante hasta el momento no hay respuesta alguna. “Semana con semana estoy tratando de buscar y siempre hay un pretexto, ya le deje mi teléfono, mi correo y la secretaria siempre dice que no está”.

Debido a que ni el Instituto de Medicina Forense ni la Fiscalía tiene el interés de donar cadáveres, la UV no ha podido modificar sus manuales para trámite de cadáveres, los cuales son obsoletos ya que datan desde 2003.

“Las autoridades de la Facultad tienen toda la disponibilidad y la premura para obtener cadáveres, sin embargo la otras autoridades no tiene el interés pesa a que existen leyes que permiten la obtención de cadáveres”, indicó.

Explicó que para poder obtener un cadáver, de acuerdo con la Ley General de Salud emitida en el 2013 los cadáveres deben embalsamarse dentro de las 48 horas, después de ese lapso la Secretaría de Salud determina el tiempo que deben pasar en las fosas para alguna reclamación, el cual es de 24 horas más.

Después de ello son otorgadas a alguna institución educativa, la cual serán depositarios por 10 días más en caso de algún reclamo. En ese tiempo el cuerpo no se puede tocar. Sin reclamo, las universidades podrá usar el cadáver en 15 días después de morir. Además, todos los cadáveres deben contar con un expediente y se deben guardar hasta el fin de su uso escolar.

En ese sentido, dijo que pese a que Veracruz es “generador de cadáveres”, estos no son entregados, ni siquiera en el tiempo optimo para la utilización de un cadáver para su estudio que va de 2 hasta 6 años.

Finalmente, aseguró que la afectación para los alumnos es muy importante, ya que al llevar la materia de anatomía humana requieren de cadáveres frescos.

“Los cadáveres que hay aquí son de 1998, ya son momias, son cartones completamente. Aunque el hueso no se degrada, nunca será igual hacer una sutura en una carne mucho más fresca”, aseveró.

Además, dijo que los cadáveres son asignados semestre con semestre a alumnos distintos por lo que si abren alguna parte del cuerpo, al siguiente semestre necesitaran abrir en ese mismo lugar.

Explicó que también han buscado la utilización de modelos anatómicos, los cuales tienen un costo de 70 millones de pesos, y requieren de computadoras y programas especiales. Sin embargo, la Universidad Veracruzana no cuenta con recursos financieros.

Maryjose Huerta/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO