FlavinoFlavino Ríos Alvarado es un político al que acompaña el sentido común, una rara herramienta que en el arte de la política contribuye a conseguir resultados tangibles. Por dos ocasiones las circunstancias han colocado a Flavino en la envidiable tesitura de ser ponderado como un viable sucesor para ocupar la titularidad del Poder Ejecutivo, y más aún en la eventualidad de un relevo imprevisto en esta segunda oportunidad; pero el 13 de diciembre fue de mal fario y cambió el rumbo de sus circunstancias. Sin embargo, sentido común y experiencia política no han sido suficientes para evitar eso del “pleito de cantina” referido a la trágica  muerte de un menor; lo que confirma que al mejor cazador se le va la liebre.