1440106208-cuba3
 
Cuba- 2016-04-2608:09:02- Unos 70 mil habitantes de la provincia de Santiago de Cuba (oriente) reciben actualmente el suministro de agua potable a través de “pipas” o camiones cisterna debido a la sequía que padece la isla, informaron directivos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) citados por medios locales.

Al resto de esa población santiaguera se le han alargado los ciclos de entrega de agua por la red de distribución, en tanto se mantienen vigentes medidas en el país para enfrentar el impacto de la intensa y persistente sequía, que afecta desde hace meses a casi un millón de personas en toda la isla.

Actualmente, se reportan 260 fuentes de abastecimiento de agua afectadas de manera total o parcial en todo el país, localizadas principalmente en Santiago de Cuba, de acuerdo con informes del organismo que controla el servicio.

Entre las normas que se aplican para reducir los efectos de la escasez de agua, el funcionario citó la construcción de trasvases y la supresión de los escapes de agua, para paliar la pérdida de líquido en las redes conductoras, en la agricultura y las redes de distribución en los domicilios.

De un 58 por ciento del agua bombeada que se escapaba por esos sistemas, en la actualidad se fuga el 45 por ciento, señaló un directivo del INRH.

Hacen llamado

Aunque los pronósticos del Instituto del Clima cubano para el próximo mes de mayo prevén un comportamiento “favorable” de las precipitaciones, las autoridades del sector hidrológico cubano advierten que es necesario potenciar el uso “racional” y el “ahorro” de agua.

Sobre ese particular, el director del Centro del Clima dependiente del Instituto de Meteorología, Antonio Guevara, dijo que se espera que en la próxima temporada de lluvias (mayo a octubre), la probabilidad de estas sea “bastante alta”.

No obstante, el experto subrayó que para revertir el problema de la sequía hidrológica presente en los embalses cubanos, en muchos casos deprimidos, se requieren precipitaciones “sostenidas y suficientes”.

Los últimos reportes divulgados por el INRH refieren que los embalses y presas están a un 47 por ciento de su capacidad, por debajo de la media histórica para esta etapa del año.

El cambio climático se ha hecho sentir con afectaciones al 75 por ciento del territorio cubano en el último año a causa de una sequía considerada entre “severa y extrema”, la más grave de los últimos 115 años, de acuerdo a un estudio del Centro Nacional del Clima.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO