Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
11 de abril de 2016

  • Antidoping y Antirobin al gabinete

  • En Veracruz, hay una plaga de ratas

La pregunta fue “muy a lo jarocho”, dirigida a Héctor Yunes: ¿Candidato, cómo garantizas que siendo gobernador no te vas a robar el presupuesto o que tampoco lo van a hacer los miembros de tu gabinete?.

Héctor Yunes volteó la mirada, como corroborando que esa era la pregunta.

Y sí, esa era la pregunta.

El planteamiento fue durante una conferencia de prensa en Xalapa.

Y para ratificar salió la segunda parte de la misma: ¿Estarías dispuesto a poner en la Fiscalía del Estado o en la Contraloría a alguien distinto al PRI?.

La respuesta a la primera parte de la pregunta fue:

“Yo garantizo que no voy a robar porque nunca he robado y ahí está mi pasado que lo demuestra”.

“A ver, yo he dicho que para conocer como actuará  una persona, hay que saber como fue antes y a mí nadie me ha acusado de haberme robado algo”.

Esa es su garantía personal.

Para los miembros de su gabinete mencionó que se les practicará “el antidoping y el antirobin”, para estar seguros de que no tienen adicciones a sustancias prohibidas y el antirobin para verificar que no tienen antecedentes de corrupción y evitar “que metan la pata o la mano”.

Esa fue su garantía para los miembros de su gabinete.

Pero también dio una garantía extendida y dijo que además de cuidar como llegan se debe cuidar como salen.

Del Fiscal, pues no lo puede nombrar, porque este fue designado por el Congreso del estado para 9 años, pero en cambio mencionó que ante un trabajo deficiente sí se le podría remover “existen mecanismos para ello”: “si se ofrece y se requiere, promoveríamos su cambio sin ninguna limitación”, enfatizó.

Lastima que no puede promover desde ahora su salida, porque las pruebas de la ineficacia del fiscal son más que evidentes.

Del contralor, dijo que no tiene ningún inconveniente en nombrar a alguien de la oposición, de su partido o sin partido, siempre que sea una persona que garantice que cumplirá a cabalidad el trabajo de vigilar que todo se haga bien en el gobierno.

Héctor Yunes habló largo y tendido de la corrupción gubernamental, porque esta es el tercero en las preocupaciones de la población en general de Veracruz: El primero es empleo, y el segundo seguridad.

“En lugar de que la tercer preocupación fuera la salud, lo es la corrupción”, se dolió.

Como una muestra de que no está de acuerdo con la corrupción  mencionó que presentó su declaración 3de3 (una iniciativa de ley promovida por organizaciones sociales, sobre todo el Instituto Mexicano para la Competitividad y Transparencia Mexicana), pero también la de su esposa y la de sus hijos.

La propuesta 3de3 pide que los funcionarios públicos presenten su declaración patrimonial, pero también su declaración de intereses y su declaración fiscal.

En este sentido llamó nuevamente a los demás aspirantes al gobierno del estado de Veracruz a que presenten su declaración 3de3 completa, incluyendo a su esposa y sus hijos, porque “luego resultado que los funcionarios o los candidatos no tienen nada, pero su esposa y sus hijos tienen múltiples bienes y cuentas bancarias muy abultadas ¿de dónde las sacaron?.

Y ahí estuvo el reportero que agregó: “Como el gobernador, que dice que es pobre, pobre, que ni una casa se ha podido comprar”.

O el otro que recordó el caso de Gabriel Deantes, que también dice que no ha tomado nada del dinero del gobierno del estado y que lo que tiene es por una herencia y porque ha sabido hacer buenos negocios.

Pues sí, “buenos negocios” con el presupuesto estatal.

Pero volviendo a Héctor Yunes, éste se pronunció porque la propuesta 3de3 se vuelva ley y que se cumpla de manera amplia.

“La transparencia tiene que ser en todo, no nada más en lo que nos conviene”.

En ese marco también se pronunció porque la Auditoría Superior de la Federación (ASF) siga investigando el destino de los casi 36 mil millones de pesos que no han sido justificados por el gobierno del estado de Veracruz.

Y por lo mismo rechazó la declaración de que la Fiscalía del estado ya había desechado todas las denuncias en contra de funcionarios del gobierno del estado por los reintegros ficticios de los recursos no demostrados.

Por allá afuera del salón donde era la conferencia de prensa andaba Francisco Garrido, el diputado local que hizo el anuncio de que los funcionarios del gobierno de Javier Duarte habían sido redimidos como blancas palomas que cuando cruzaron el pantano se compraron galones de pintura blanca para que su plumaje no quedara manchado.

¿Habrá escuchado lo que dijo Héctor Yunes?.

El candidato aliancista incluso refirió que se entrevistó con el titular de la ASF Juan Manuel del Portal, y que le pidió que se continúe con los procesos por un reintegro ficticio de los recursos públicos en contra de quienes están señalados.

¿Porqué hizo esto?.

“Porqué no es posible que la Fiscalía del Estado resuelva sobre un caso de malos manejos de fondos federales”, afirmó, para añadir que incluso le pidió que continuase las gestiones ante la PGR para la persecución del posible delito.

¿Estaba enojado Héctor Yunes?.

Más bien dijo que estaba cansado, pero de la mala fama que se le ha hecho al estado por culpa de los malos funcionarios: “Es terrible que Veracruz sea noticia de escándalo todos los días”. “Antes yo me decía: A ver que pasa esta semana. Ahora es de todos los días. Eso es terrible”, puntualizó.

Héctor Yunes quiere convencer a los terrenales de que le den su voto para ser el próximo gobernador de Veracruz.

Y el tema anticorrupción es una de sus banderas.

EN VERACRUZ, HAY UNA PLAGA DE RATAS. Héctor Yunes después se fue al parque deportivo “Cristóbal Colón”, de Xalapa, que tuvo una asistencia calculada de 10,000 personas.

¿Hubo frutsis y gansitos?

Ahí Héctor Yunes abordó el tema de la seguridad pública en la entidad y primero reconoció: “En nuestro estado hay una plaga de ratas”

Y luego anunció: “Vamos a fumigar”.

¿Cuántos de los asistentes tendrían experiencias negativas con actos de la delincuencia?.

Muchos, probablemente la mayoría, porque el aplauso fue atronador, el más fuerte de todos.

Héctor Yunes dijo que limpiará a Veracruz de la delincuencia para que vuelva la paz y la tranquilidad social.

Y que para eso se necesita un fumigador, no un tlacuache. “Yo soy el único que sirve para esta tarea”, refirió.

Antes anunció que el exprocurador nacional Ignacio Morales Lechuga le prepara la propuesta de seguridad pública y que esto lo hace junto con el exfuncionario del Cisen y marino retirdo, Wilfredo Robledo, el mismo almirante de la Marina que en el 2006 estuvo al frente de la represión en Atenco (cuando los lugareños protestaron por la intención de poner ahí el nuevo aeropuerto internacional de la ciudad de México) como jefe de la Agencia de Seguridad del estado de México y que luego fue nombrado titular de la Policía Federal Ministerial.

¿Será conveniente una figura tan controversial en el gabinete de Héctor Yunes, de ser gobernador?.

RODRIGO, EL ENCARGADO DE LA BIENVENIDA. En el parque Cristóbal Colón también hubo una sorpresa política, pues el encargado de darle la bienvenida fue Rodrigo Montoya, quien buscó ser candidato a diputado local pero al que dejaron fuera.

¿Porqué lo habrán dejado con esa tarea?

Rodrigo aprovecho la tribuna y ponderó que Héctor Yunes es el candidato a gobernador en la actual elección que más elecciones ha ganado, el que más rápido y en tiempo y forma presentó su declaración 3de3, y que como subsecretario de gobierno fue conciliador, mientras que el aspirante al gobierno del estado que fue Secretario de Gobierno tuvo y sigue teniendo fama de represor (¿a quién se referiría?) y que Héctor Yunes es el único que solo a militado en un partido político.

En ese evento Héctor Yunes reconoció al presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga, por el liderazgo y el buen trabajo que ejerce en la capital.

Ahí también estuvo Pepe Yunes, el senador, de los Yunes rojos, el cual no se va a incorporar a la campaña de Héctor Yunes, “porque ya está incorporado desde siempre”, dijo el mismo candidato priista al gobierno del estado.

Y Amadeo Flores, el presidente del PRI estatal.