camacamaEntre secuestros y bloqueos la sociedad veracruzana de la parte sur de la entidad está demostrando que llegó al límite de la paciencia; por su parte, las autoridades deciden actuar y enfrentan la desconfianza y resistencia ciudadanas. Por un lado, el Secretario de Gobierno advierte que no se tolerarán más bloqueos carreteros, y ojala así sea, aunque lo más probable es que se repitan sin cesar pues factores como el electoral y la circunstancia de un gobierno en su última etapa le impiden maniobrar con eficiencia; la misma versión se escuchó en noviembre pasado en Xalapa pero el bloqueo a las calles de la capital sigue imparable. En otro expediente, los médicos de Minatitlán que encabezaron la marcha exigiendo más seguridad y fin a los secuestros aclararon que la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) no rescataron a la doctora Marcela Esparza Figueroa, pues para lograr su liberación se pagó a los plagiarios; a la vez, exigen que la autoridad cumpla puntualmente con su obligación y atiendan el problema de inseguridad que se vive en la región sur de la entidad. En contraste, se inconformaron al observar el cuerpo de seguridad que rodea al titular de Seguridad Pública, mientras la población ha perdido tranquilidad y calidad de vida, y se percibe inerme ante la ola de violencia que se vive en la región.