Rúbrica
Por Aurelio Contreras Moreno
19 de abril de 2016

Finalmente fue puesta en marcha la estrategia de guerra sucia electoral del régimen gobernante en Veracruz.

La tarde de este lunes, a través de la cadena estadounidense Univisión, se difundió el audio de una conversación telefónica privada entre el candidato de la alianza PAN-PRD a la gubernatura, Miguel Ángel Yunes Linares, y su hijo Omar Yunes Márquez, en el que comentan una transacción inmobiliaria en la ciudad de Nueva York.

En la presentación de la nota, Univisión especula que dicha operación de compra-venta es por un monto de 58 millones de dólares, aunque lo que se escucha en el audio no lo especifica. “Es la 55, entre Park y Lexington. Este… el precio de venta. Tienen dos ofertas ellos ahorita: 55 y 58. Obviamente, pues se irían por la de 58. Entonces al menos habría que igualar eso”.

Univisión destacó la parte del audio en la que Omar Yunes menciona a su padre que el negocio le generaría ganancias, una “rentita”. “Te estoy poniendo una renta de 83 mil (…) Al menos sí generaría una rentita. ¿No? Obviamente, nada bueno en cuanto a retorno, pero pues, la verdad, es que como sea te está generando ahí algo”.

La cadena televisiva norteamericana dirigida al público latino-parlante publicó la respuesta de los Yunes en su portal Web. Omar señaló que “lo que yo hago es ser promotor inmobiliario, lo que en Estados Unidos llaman un ‘developer’ (…). Lo que hacemos es buscar oportunidades de inversión, la viabilidad del negocio, ver que efectivamente se cumple con las expectativas de un inversionista (…), yo gano un ‘fee’ por montar todo eso. Eso no significa que yo sea dueño de los proyectos”.

Yunes Linares, por su parte, se quejó con Univisión de la guerra sucia desatada en la campaña y negó haber comprado un inmueble de 58 millones de dólares en la Gran Manzana.

La intencionalidad y el “timing” con que fue lanzada la filtración -ilegal, por cierto- de esta conversación, inaugura la temporada de golpes bajos mediáticos de las presentes campañas electorales. Precisamente, la tarea para la cual el gobernador Javier Duarte de Ochoa trajo de regreso a la Coordinación de Comunicación Social a Alberto Silva Ramos, y para lo que también se ha anunciado el regreso a Veracruz en los días por venir del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, quien de confirmarse su pretensión de presentarse personalmente en la entidad para operar políticamente, debería ser separado de su cargo como cónsul en Barcelona.

La filtración del audio tiene todo el “sello de la casa” de las artimañas fidelistas. Y seguramente es apenas el principio del lodazal que se viene.

Ahora bien, y aunque como es sabido este tipo de grabaciones no tiene ningún valor legal, esto no significa eximir de toda responsabilidad a la familia Yunes. Sin acusarlos de algo en particular, es menester que aclaren a los veracruzanos cómo hacen negocios y que demuestren que éstos son lícitos, porque pareciera que les hubiesen encontrado su talón de Aquiles en la figura de Omar Yunes Márquez, paradójicamente, el único de los miembros de la familia que no se dedica a la política.

Porque para enarbolar la bandera del combate a la corrupción no sólo se necesita parecer honesto, sino demostrar serlo. Y éste es el momento.

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras