Bien la hizo Armando Méndez de la Luz en su comparecencia ante Otero Ciudadano, a muchos de cuyos integrantes convenció su diagnóstico sobre la realidad veracruzana de nuestros tiempos. En visión comparativa expresó que en el gobierno de Dante Delgado la asignación presupuestal para obra pública eran 26 centavos por cada peso, mientras que la proporción actual es de sólo 3 centavos por peso; “se puede hacer mucho, expresó siempre que en vez de comprar camionetas de lujo para funcionarios del primero y hasta de tercer nivel el dinero de los veracruzanos se invierta en obras de beneficio social”. Armando Méndez respondió a una decena de preguntas, entre ellas la de si declinaría por Cuitláhuac si en la última semana de mayo a este lo favoreciera la percepción ciudadana; ya en el programa de La Conjura se le había formulado esta interrogante, a la que respondió que lo identifica con MORENA una buena comunidad de propuestas pero es mejor esperar a que los tiempos se cumplan.