Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
19 de abril de 2016

 

¡Patadas de ahogado!

 

Hoy día ya no fácil engañar al electorado.

Menos cuando se recurre a las viejas prácticas de sondeos y aproximaciones estadísticas amañadas, ausentes de rigor científico y hechas a la medida de la ambición política.

Antonio Ramos Niembro de la empresa encuestadora Procoxa S.A. de C.V., e Hilario Juárez, Coordinador del Consejo Editorial de “El Centro Noticias” dan cuenta, documentos en mano, que las tres últimas encuestas dadas a conocer por diversos medios y empresas consultoras “están prejuiciadas y la metodología y sumatorias estadísticas no coinciden con la realidad”.

La primera.

La empresa editorial El Financiero que coloca a Miguel Angel ocho puntos arriba de su más cercano competidor, Héctor Yunes Landa trae un porcentaje de error notable al sumar en favor del panista los “votos nulos y de quienes no contestaron”.

“Lo que se observa es una manipulación los datos en donde sí se revela que el 23% de los votantes rechaza a los candidatos y el 35% aún no decide”, sostiene Ramos Niembro, a quien tocó organizar el primer PREP en Veracruz y realizar encuestas tanto al PAN como al PRI de Veracruz en otros momentos.

“Da la impresión que El Financiero busca favorecer a Miguel Angel Yunes Linares sumando datos equivocados y confundiendo al mismo lector con aproximaciones imprecisas”

Por lo que toca a “Gabinete de Comunicación Estratégica S.A.” que publicó en días pasados una encuesta telefónica, también en abierta preferencia a Miguel Angel, no resiste un análisis científico.

 Prejuicia el universo de personas a las que dirigió la consulta en donde los resultados dan la preferencia a la coalición PAN PRD 5.1 puntos arriba al mezclar la encuesta telefónica con la domiciliaria y “confundir los universos” ya que cada encuesta tiene sus propios resultados y su propio margen de error.

El titular de “Gabinete de Comunicación Estrategica” es Liebano Saenz, exsecretario particular de Ernesto Zedillo y quien guarda una estrecha relación con el Grupo Hidalgo. Liébano ha sido señalado en repetidas ocasiones como el “encuestador de petate”, es decir, quien sustenta sus resultados en lo que pide el cliente.

Y la más reciente, la que publica hace unas horas el “Grupo Imagen”, es quizás la más aberrante, según los expertos antes citados.

“Es una encuesta de opinión que firma el doctor Javier Alagón quien al preguntar en su trabajo estadístico con cuál partido político se identifican los veracruzanos excluye a Alternativa Veracruzana y al PT, no así cuando consulta el nivel de confianza ciudadana en los partidos”.

La trampa está en que para la elección pasada de ayuntamientos AVE sumó 211 mil votos y para las recientes diputaciones locales 194 mil, mientras que el PT alcanzó 116 mil y 95 mil votos a favor, numeralia que no fue considerada en la sumatoria estadística.

Es decir, “al estar en coalición el PRI con AVE y PT dispone de más de 300 mil votos que no fueron considerados en su consulta por el Grupo Imagen, que por cierto tampoco revela el nivel de confianza y margen de error”.

“Sólo coloca a Yunes Linares con el 38% de la preferencia ante un 29% del lado de Héctor Yunes Landa y eso no es legal estadísticamente hablando”, dice Ramos Niembro.

Y concluye:

“En el estado de Chiapas existen hasta 500 formas de preparar tamales y cuando algo sale mal los chiapanecos dicen que salió como tamal de caca. Creo que es el caso de esta encuesta”.

Así, y después de estas últimas revelaciones contra Miguel Angel Yunes Linares, como a los perros flacos, se le han cargado todas las pulgas.

Está al borde del precipicio.

Está herido de muerte por la embestida de Panamá Papers que entró de lleno al desprestigio de su campaña electoral; ello al igual que la delación del Peje en torno a presunta alianza con el enemigo de México, Carlos Salinas; el golpazo de Beltrones; la percepción de derrota en el primer debate y, en las últimas horas las revelaciones de Raúl Peimbert en Univisión sobre manejos multimillonarios en dólares en manejos inmobiliarios en Nueva York.

Eso sin contar dos que tres obuses que ya tiene lista la federación en su contra en alianza con el partido que gobierna para rematarlo.

Así, a escasos 46 días de las elecciones Yunes Linares tendrá que cambiar de estrategia si quiere alcanzar la simpatía electoral mayoritaria ya que la gente no quiere más de lo mismo.

Después de Fidel Herrera y Javier Duarte, el pueblo veracruzano no admitirá bajo circunstancia alguna otro de la misma calaña.

 Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo