Viernes Contemporáneo
Por Armando Ortiz
06 de abril de 2016

Algo pasa en la Secretaría de Salud que se presta a especulaciones bárbaras. Resulta que Lorena Morgado Hernández (por cierto no es hija de Gonzalo Morgado el “Capitán Ferragamo”), quien funge como directora de Operación Sanitaria y Autorizaciones, oficina que depende de la Dirección de Riesgos Sanitarios de la Secretaría de Salud, ha estado cometiendo una serie de actos de corrupción, abusos y tropelías sin que sus superiores le pongan un alto.

En Libertad bajo Palabra ya reportamos hace unas semanas que Lorena Morgado golpeó su camioneta con una patrulla de tránsito en Plan del Río, siendo detenida hasta Las Trancas; ahí “los oficiales certificaron que llevaba intoxicación etílica grado 2. Lorena Morgado hace algunos años también estuvo involucrada en otro escándalo, cuando quiso entrar a una ceremonia de graduación de la VII y VIII generación de Cadetes de Policía del nuevo modelo de Arturo Bermúdez, donde el invitado de honor fue el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. En esa ocasión se hizo pasar por la coordinadora de giras del gobernador”. Ella, según la nota de Libertad bajo Palabra, fue jefa de Recursos Humanos cuando Jorge Carvallo era el presidente de la Junta de Coordinación Política.

Pues esta tipa, quien ahora tiene una encomienda delicada se ha desempeñado como una vil cobradora, ya que desde que llegó a la subdirección de Operación Sanitaria y Autorizaciones se confabuló con la jefa del departamento, una tal Celia Mendoza Montes, quien tiene a su cargo a los verificadores, para extorsionar a los restauranteros, mercados, purificadoras de agua de la zona de Xalapa, Coatepec y Banderilla.

Esta funcionaria corrupta debe de tener un sueldo de no más de 35 mil pesos como subdirectora de área, sin embargo la parte jugosa de sus ingresos se debe a la cuota que mensualmente recibe por parte de los negocios que extorsiona. Ella exige como cuota de pago 500 pesos a los restaurantes más chicos y así hasta mil 500 pesos a los restaurantes más grandes. La extorsión es para que no se les haga una revisión exhaustiva y por lo mismo sean clausurados. El caso es que Lorena Morgado Hernández sale sólo por esa extorsión con un poco más de 80 mil pesos mensuales, libre de polvo y paja. Por supuesto con eso le alcanza para pagar el auto del año, un BMW blanco que utiliza para llegar al trabajo.

Pero ese dinero no le basta y por ello hemos recibido informes de que las empresas purificadoras de agua cooperan con mil pesos mensuales para no ser verificadas. En la Jurisdicción Sanitaria se tienen registradas unas 40 purificadoras tan sólo en Xalapa, lo que suma a su cuenta unos 40 mil pesos más; ya llevamos 120 mil mensuales.

Pero como su tren de vida requiere más ingresos, Lorena Morgado ahora ya extorsiona a los gabinetes radiológicos. Se sabe que uno de estos negocios pagó la cantidad de 120 mil pesos de un solo golpe para que le pasaran por alto la irregularidad de no tener paredes reforzadas para poder dar este servicio.

Las especulaciones bárbaras de las que hablamos al principio son que según los mismos trabajadores de Salud, el secretario Fernando Benítez Obeso está al tanto de esta corrupción y antes de ponerle una alto a Lorena Morgado Hernández, la deja que siga extorsionado y la trata con la deferencia de una dama honrada. Algunos especulan que Benítez Obeso recibe una buena mochada de todo lo que roba la funcionaria, otros dicen que hay un asunto romántico entre los dos.

El horno no está para bollos, hay acusaciones graves de corrupción en contra de funcionarios de alto nivel; pero nadie se ha fijado en este tipo de alimañas corruptas que gracias a sus encantos logran que el titular de su dependencia las deje hacer de los Servicios de Salud su propio emporio.

Contacto:

aortiz52@nullhotmail.com