SEGUNDA PARTE – SEGURIDAD II

Dejando Huella
Por Alejandro Soto Domínguez
02 de abril de 2016

 

  • Si los resultados de la Envipe son carácter oficial y uso obligatorio para la Federación, estados y municipios desde el año 2011, para la toma de decisiones en la materia ¿por qué la prevalencia delictiva en Veracruz creció 15.6 por ciento en tan solo 4 años?
  • De acuerdo con la Envipe 2015, de los delitos ocurridos y declarados con mayor frecuencia, en Veracruz resultó la extorción con una prevalencia del 30.0 por ciento. Esta plaga le está pegando al empresario de pequeños y medianos negocios, principales generadores de empleo. Muchos han bajado la cortina para buscar nuevas tierras donde prosperar, en Veracruz no hay las condiciones, no hay autoridad a quién recurrir.
  • En los indicadores 2015, las peores calificaciones de Veracruz en materia de percepción de corrupción las encabezan las autoridades estatales y municipales.

 

Continuando con el tema de la pasada colaboración, brevemente recordare que iniciamos una serie de artículos relacionados con el entorno social prevaleciente en el estado de Veracruz, mismo que seguramente influirá en la decisión de los ciudadanos el 5 de junio del presente año, día de las elecciones para elegir gobernador y diputados locales. Para lo anterior, se informó que utilizamos como eje rector los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) del periodo 2010 a 2015. Señalamos que su principal resultado en el año 2015, es el indicador de la inseguridad, que se traduce en el porcentaje de la población de 18 años y más, que percibe vivir en un ambiente de inseguridad, representando el 80.7 ciento. Cuatro de cada cinco ciudadanos tiene el sentimiento de vivir en un Veracruz inseguro. Dejando en segundo plano el desempleo –principal preocupación en el año 2010- y la pobreza, por citar los más importantes. La primera pregunta que salta a la vista: si los resultados de la Envipe son carácter oficial y uso obligatorio para la Federación, estados y municipios desde el año 2011, para la toma de decisiones en la materia ¿por qué la prevalencia delictiva en Veracruz creció 15.6 por ciento en tan solo 4 años? Quiere decir que no existió voluntad política de mejorar la seguridad de los veracruzanos, violentando los preceptos constitucionales que obliga a los gobernantes en su función principal, velar por la vida y bienes de sus gobernados. Los veracruzanos nos sentimos abandonados a nuestra suerte, más y más simulación, menos y menos acciones efectivas.

Continuando con el análisis de la Encuesta 2015, de los delitos ocurridos y declarados con mayor frecuencia, en el ámbito nacional resultó el robo o asalto en calle o transporte público, con una prevalencia del 28.6 por ciento. En Veracruz es la extorsión (30.0 por ciento). Esta plaga le está pegando al empresario de pequeños y medianos negocios, principales generadores de empleo. De acuerdo con el Banco de México hasta el año 2014, la inseguridad pública para las grandes empresas era el principal factor que puede obstaculizar el crecimiento económico del país. Ahora le preocupa la devaluación del peso, el precio del petróleo y la debilidad de la economía de los gringos. Pero juan pueblo no tiene presente los anteriores factores que inciden en la economía nacional, está más preocupado para juntar dinero que le exige el malandro a cambio de no afectar su persona, familiares y su negocio. Muchos han bajado la cortina para buscar nuevas tierras donde prosperar, en Veracruz no hay las condiciones, no hay autoridad a quién recurrir.

Esta última afirmación se sustenta en los indicadores 2015. Las peores calificaciones de Veracruz en materia de percepción de corrupción las encabezan las autoridades estatales y municipales en el siguiente orden: Policía de Tránsito (78.9 por ciento), Policía Preventiva Municipal (66.4 por ciento), Jueces (62.5 por ciento), Ministerio Público y Procuraduría (62.2 por ciento), Policía Ministerial o Judicial (61.6 por ciento) y Policía Estatal (58.0 por ciento). Bienvenida la policía acreditable, ahora en entredicho por la codicia sin freno, corrupción e impunidad en la burocracia estatal y municipal, se ha perdido la decencia en la función pública. Ahora te contratan para policía con antecedentes penales, mientras más malo mejor.

En cuanto a las consecuencias de lo antes comentado, en los hogares veracruzanos han cambiado drásticamente las actividades cotidianas, se han dejado de realizar por el temor de ser víctima de alguno delito en este orden: no permitir que sus hijos menores de edad salieran (70.1 por ciento), no usar joyas (63.0 por ciento) y dejar de salir de noche (58.1 por ciento), por citar las más representativas. Ahora los jefes de familia se hacen de la vista gorda y permiten que sus hijos e hijas organicen el reventón en sus casas, es más seguro. El miedo no anda en burro, camina en puras camionetas de lujo, les gusta ostentar su indigna actividad. Mientras el estado está postrado en su peor crisis económica, pero esto es otro cuento de los próximos artículos.