ELECCIONESA dos semanas de iniciado el actual proceso electoral es muy difícil predecir triunfos y derrotas, aunque es generalizado el criterio que señala al PRI y al PAN como los competidores a vencer. Nada está escrito aún y los equipos de campaña prosiguen en sus acomodos para adaptarse a las circunstancias. Porque es de los importantes, es posible advertir que en el PRI su candidato Héctor Yunes Landa requiere de la efectiva ayuda de sus colaboradores más cercanos, quienes por celos o arrogancia mantienen un cerco muy cerrado entre el candidato y una multitud de amigos que deseando participar se sienten ignorados o relegados. Es obvio que el candidato confía en la solidaridad de sus amigos y tiempo no tiene para contactar con cada uno de ellos, eso debiera ser tarea de quienes integran el círculo más cercano, abriendo la participación a todos, porque para repartir el pastel primero hay que ganarlo.