20160415_16_14_PadresEncadenados_EspRedacción- 2016-04-1610:02:26-  Nos preocupa y lamentamos que México se esté encaminando hacia un Estado autoritario que se niega a ser supervisado por organizaciones internacionales de derechos humanos, señaló el representante jurídico de los familiares de los 43 normalistas desaparecidos, Vidulfo Rosales, luego de que los padres de los estudiantes fueron informados que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) ya no participarán en las investigaciones del caso.

Las declaraciones del abogado, así como del vocero del movimiento, Felipe de la Cruz, y de Melitón Ortega, papá de uno de los estudiantes atacados por policías municipales de Iguala y Cocula e integrantes del cártel Guerreros Unidos, se realizaron mientras más de una veintena de padres de las víctimas se encadenaron a las rejas que protegen la Secretaría de Gobernación.

Allí llegaron antes de las 10 de la mañana padres de familia y sus representantes jurídicos, que sorprendieron a los agentes de la Policía Federal y penetraron el cerco, hasta llegar a la esquina de Atenas y Bucareli, para instalar su campamento en la zona aledaña a la Secretaría de Gobernación.

Los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos colocaron una carpa junto al Reloj Chino, para cubrirse un poco del sol y descansar por instantes, ya que por grupos se turnaron para lanzar consignas, en espera de integrantes de organizaciones sociales que los acompañaron durante su jornada de protesta. Sin embargo, pocas personas pudieron llegar hasta donde estaba la manifestación, debido al cerco policial.

Durante la conferencia de prensa realizada en el cruce de las calles de Bucareli y Atenas, los padres apuntaronque en este caso hay una intención de encubrir a alguien y por eso ya no quisieron que siguieran los integrantes del GIEI.

A través de Vidulfo Rosales, los padres señalaron que es de un Estado autoritario negarse a ser supervisado, y que es preocupante que el gobierno se encamine en esa dirección.

El litigante indicó que la CIDH hizo un extrañamiento y lamentó la posición del gobierno mexicano de no prorrogar el mandato a pesar de que aún están pendientes de cumplirse los objetivos que dieron pie a su presencia en México, principalmente el de localizar a nuestros compañeros.

Los familiares aseguraron que consideran un triunfo que la CIDH vaya a integrar un mecanismo que dé seguimiento a las investigaciones, a pesar de toda la embestida de este gobierno y las difamaciones que se han hecho a los padres de familia y a los integrantes del GIEI.

Los padres de familia permanecerán en plantón y algunos de ellos encadenados a las rejas de la Secretaría de Gobernación hasta el próximo domingo.

La Jornada / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO