illus_001_bigEn el entorno de los candidatos a gobernar Veracruz, todos se ven a sí mismos como ganadores en la contienda de junio próximo, obvio entender que su percepción de las cosas es muy diferente a como la ven los ciudadanos de a pie; sin embargo, los electores tienen muy variadas maneras de observar y participar en el proceso que se vive en la entidad. La primera percepción de las elecciones que tiene la ciudadanía está asociada a los mecanismos con los que se va enterando del acontecer político, por ejemplo, lo que circula en redes sociales es sólo una mínima parte de la realidad con la que topan los votantes.

Por otra parte al usar los métodos convencionales para comunicarse con los votantes, partidos y candidatos pierden de vista que al igual que el gobierno del estado y la actividad política, en Veracruz una gran parte de la prensa se encuentra también sumida en el desprestigio; son muy contadas los espacios periodísticos que no buscan en esta temporada un convenio de publicidad para difundir lo que convenga a los candidatos, incluso plumas más o menos leídas pasan del análisis al periodismo militante, confundiendo sus deseos políticos con la realidad.

De la misma manera, tener sólo la lectura de la coyuntura electoral desde Xalapa puede conducir a tener interpretaciones sesgadas o incluso distorsionadas, es un hecho que en la capital del estado se vive un ambiente totalmente adverso al partido oficial y sus candidatos podrían tener una tercera derrota ante los seguidores del MORENA, y lo mismo podría ocurrir si la lectura de las campañas se hace desde el bastión panista de Boca del Río, donde no se ve una mínima oportunidad de triunfo para el PRI, y así en cada uno de los distritos se presentan condiciones totalmente diferentes, donde también es difícil que el PRI pierda la elección, lo cierto es que mientras no se cuenten los votos, nadie se puede dar como ganador.