fotos-2016-04-12-Policiaca-465711
 

Chinameca- 2016-04-1212:22:03- A más de 48 horas del homicidio del pequeño de 7 años de edad en Chinameca, y cuando las autoridades investigadoras no han dado resultados con la detención del responsable, ciudadanos de ese municipio quemaron este martes dos camionetas que estaban frente al Palacio Municipal, en exigencia de justicia. El fuego llegó a parte de las paredes del inmueble y se fue sofocado solo hasta consumir las dos unidades.

La muchedumbre se volvió a reorganizar para tomar por segunda vez la autopista Cosoleacaque–Acayucan, la carretera Minatitlán-Canticas, las salidas de Chinameca a la Sierra, y hacia Jáltipan, dejando incomunicados a miles de habitantes.

También se logró saber que, otro grupo de vecinos chinamecanos, desde la noche del lunes cerraron la calle que comunica con las empresas Oleofino, Maseca y Purina, a la altura en donde se ubica el domicilio particular del presidente Municipal Víctor Salomón Carmona, por lo que materialmente lo tenían sitiado en su casa.

Por la mañana una misa de cuerpo presente en la parroquia San Juan Bautista, miles de ciudadanos dieron el último adiós al niño José Ricardo Mayo Coronado, quien fue arteramente asesinado por el sujeto Rafael Carmona Jara de 46 años, vecino de la calle Nicolás Bravo de la cabecera municipal; luego fue trasladado a bordo de una carrosa con todas las personas que lo seguían a pie, hasta la desviación de Oteapan.

Durante el recorrido que fue de poco más de seis kilómetros, hombres, mujeres y niños gritaban en coro ¡Justicia, Justicia, Justicia…! Una vez que el féretro se retiro para ser cremado en Coatzacoalcos, los muchedumbre se volvió a reorganizar para tomar por segunda vez las carreteras y autopista Cosoleacaque – Acayucan además intentaron prender fuego al palacio municipal. Aunque durante la noche y día del martes ya habían prendido lumbres a dos vehículos.

Al parecer, el poco interés y respuesta del gobierno del Estado por detener al presunto homicida; además del agobiante calor que se dejaba sentir este martes al medio día, sobre el asfalto de la carretera federal 180 Costera del Golfo, provocó que los manifestantes se volvieran a reagrupar luego de la partida del féretro para tomar las carreteras, incendiar otro vehículo y tratar de prender fuego al palacio municipal.

Por otro lado, la postura del jefe de Gobierno de Chinameca era la misma que dijo en la rueda de prensa del lunes, que actuaría y pediría todo el peso de la Ley para castigar al culpable del homicidio del menor, apunto enérgico: “no me temblará la mano para hacer cumplir la ley y volver la paz social al municipio”.

DISTURBIOS

Durante la tarde el grupo de inconformes quemó una camioneta en el palacio municipal para después incendiar la entrada del recinto, como lo habían prometido, además irrumpieron con piedras y palos al mencionado edificio, el cual se encuentra desalojado. amenazan con quemar la casa del alcalde, quien horas más tarde salió de su domicilio para hablar con los protestantes y pedirles que tuviera paciencia, para la detención de su primo, el cual ya cuenta con orden de aprensión.

A las 17 horas un grupo de ciudadanos regresaron al palacio y quemaron otra unidad, iniciando agresión contra el inmueble con piedras, palos rompieron ventanas ante la nula presencia de la policía municipal y estatal. Cabe señalar que las dos camionetas fueron calcinadas por completo, no hubo nadie que sofocara los siniestros.

Mantienen bloqueadas la autopista Cosoleacaque–Acayucan, la carretera Minatitlán-Canticas, las salidas de Chinameca a la Sierra, y hacia Jáltipan

PUEBLO SIN LEY

La ciudad de Chinameca, durante la tarde de este martes se encuentra sin ley, hay varias personas cerrando calles, gritando por la comunidad, vandalizando la protesta civil. No hay presencia policía en el lugar de los disturbios y tampoco autoridades en el palacio. Hasta el cierre de esta nota la tensión continuaba en el municipio.

LE DAN EL ÚLTIMO ADIÓS

Bajo el candente sol en el último Adiós que le dieron sus amiguitos de la escuela con pancartas, amigos y conocidos de la familia y habitantes de otros Municipios se unieron a la marcha que inició en el domicilio de la familia hasta llegar a la desviación de Oteapan, exigiendo a las autoridades correspondientes que capturen al asesino que privó de la vida al infante.

El cuerpo de “Ricardito” fue llevado a una funeraria del Municipio de Coatzacoalcos para ser cremado, mientras que las corporaciones Policiacas buscan al posible asesino del infante.

LLORAN A RICARDITO

Al grito de ¡¡¡Justicia, justicia, justicia!!! Las decenas de manifestantes caminaron con el sol a plomo desde la tierra natal de Ricardito, Chinameca, lugar que lo vio nacer, jugar, llorar reír y ahora partir de este mundo

El asesinato del niño Ricardo fue un suceso terrible para sus padres, familia y amigos y pueblo en general, que aún no comprenden cómo: Rafael Carmona Jara no se tocó el corazón para apagar la vida del pequeño de tan solo 7 años.

Doloroso para todos, entre muchas lagrimas, mas aplausos, globos blancos, salían de la iglesia del vecino pueblo de Chinameca, ahí le oficiaron una misa de cuerpo presente, de San Juan Bautista al cielo.

A su salida, paso a paso, se fueron enfilando con destino a la siguiente población Oteapan, más de una hora de camino a nadie le importó.

A su paso el cortejo fúnebre, trasmitía pesar, dolor aún quien no lo conocieron, pero se enteraron de la tragedia del 10 de abril.

“Un ángel fue ultimado a tiros. Él ya va con destino al Paraíso”.

Todos los pobladores en general. Los dolientes piden justicia que caiga todo el peso de la ley “al Chacal de Chinameca”, victimario del menor de 7 años de edad.

A 48 horas del alevoso crimen no se ha realizado la detención de Rafael Carmona, causando cierta intranquilidad a los padres, quiénes pidan que el hombre pague por lo que hizo, algo que muchos consideran no tiene perdón.

“¡Justicia por mi hijo!, es un niño de 7 años que tenía metas, proyectos para salir adelante, un niño que acompañaba a su papá al rancho, ¡no merecía esto!”, Carlos Mayo Torres, un padre y esposo por demás destrozado, Ilze Coronado Vargas, mamá de José Ricardo.

Ricardo ya nunca dirá: ¡presente! Al pase de lista en la “Adolfo López Mateos” donde cursaba el segundo grado de primaria.

LA NOCHE DEL CRIMEN

En datos que fueron corroborados entre la población enardecida, se logró saber que el presunto homicida estaba en estado de ebriedad y al parecer bajo la influencia de otras sustancias, llegó a la casa del menor y sin decir palabras disparó a quema ropa sobre la humanidad del pequeño, que en vida respondió al nombre de José Ricardo Mayo de solo 7 años de edad; las balas se alojaron en diferentes partes del cuerpo. Todo por venganza en contra del padre del infante.

Fuentes no oficiales aseguran que el asesino y el padre del menor tuvieron una discusión una noche antes, en el interior del lupanar “Dos Amigos”, que se localiza en céntrica calle del municipio y que al calor de las copas, por lo que Carmona Jara, en venganza le quitó la vida al menor. Testigos del homicidio, señalan que el pistolero, después de cometer su fechoría llegó a su domicilio y siguió tirando balas al aire para intimidar a los vecinos.

Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO