Nuestros tiempos se significan por la globalización económica y de la información, ya nada está oculto, todo sale a luz pública, desde la huida de los jóvenes acusados de violación y su inmediata localización al otro lado del mundo, los bienes atribuidos a Duarte de Ochoa en partes del extranjero y del país, el video de Loret de Mola calificando a Duarte de Ochoa como el peor gobernador, hasta la reflexión de Miguel Carbonell respecto del ejercicio patrimonialista del poder: “Cómo vamos a sacar adelante al país cuando el mensaje que llega desde donde se ejerce el poder es que más vale ser cómplice o compadre, que un buen estudiante?” que de inmediato se asocia al caso Veracruz; es una muestra irrefutable de lo achicado que está el planeta y que ya nada se oculta bajo el sol.