Asistir a cualquier nosocomio del Sector Salud veracruzano altera cualquier estado de ánimo porque se comprueba el abandono en que se encuentran los sitios adonde acuden en busca de salud los más desprotegidos de la entidad y quienes no cuentan con seguridad social. Desabasto de medicinas y atención deficiente debido a equipos descompuestos. En el caso de niños con cáncer es otro drama, como lo manifiesta la señora Irune Zarraluqui, presidenta de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer, pues a pesar del esfuerzo para atenderlos los recursos son insuficientes y es poco el apoyo que puede prestar el Hospital Regional de Alta especialidad en Veracruz porque carece de área de quimioterapia. ¿La Torre Pediátrica? Ya será para mejor ocasión.